La llegada del tren a Paraíso de Cartago y a San Rafael de Alajuela tendrá que esperar a que las condiciones financieras del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) mejoren.

Las restricciones de movilidad y la normativa de trasladar pasajeros, únicamente sentados, golpearon las arcas del Instituto durante este año.

Elizabeth Briceño, presidenta ejecutiva del Incofer, no brindó las cifras concretas sobre la afectación financiera en la entidad, pero indicó que la caída en los ingresos fue suficiente como para frenar proyectos de ampliación.

Baja en los servicios

Datos del Incofer revelan que, en el mes de abril de este año, cuando llegó la pandemia a Costa Rica, únicamente se trasladaron a 41.245 pasajeros, mientras que en el mismo mes del 2019 se movilizaron a 184.023 pasajeros.

El mes más golpeado fue junio de este año, cuando solo se trasladó a un 11% de los usuarios en comparación con el 2019, es decir solo 37.211 personas.

La disminución en los servicios de carga y transporte turístico también afectó al Incofer.

“Ahí se ve el impacto significativo que fue para nuestros ingresos y servicios. El problema no es solo la oferta, es que tenemos limitaciones en cuanto a los protocolos de salud. Solo nos permiten pasajeros sentados, entonces la capacidad disminuyó significativamente. Nosotros hemos solicitado al Ministerio de Salud habilitar protocolos para abrir paulatinamente”, comentó Briceño.

La capacidad actual por vagón es de 70 personas sentadas, en un tren que puede llevar hasta 180 individuos, limitante que ha generado que los usuarios de tren opten por otras alternativas de movilidad.

La jerarca confía volver en el 2021 a las cifras regulares de servicio, por ende, ver incrementado los ingresos de la institución. Al mismo tiempo espera que las nuevas unidades provenientes de China reanimen a los usuarios del tren.

Impacto negativo

El principal proyecto afectado por la baja en los ingresos consecuencia de la pandemia fueron las obras de ampliación 2,5 kilómetros en Paraíso de Cartago, para llegar a la estación vieja en los Lagos; y dos Cruces en la ciudad de Alajuela, donde la municipalidad ya cumplió con su parte al habilitar el andén, requisito para la llegada del tren a ese cantón.

“Estaríamos valorando para el próximo año lograr extender nuestro servicio hasta San Rafael de Alajuela y los lagos en Paraíso. La afectación se dio principalmente en materia de coordinaciones inter institucionales con presupuestos de otras instancias, para poder realizarlos y estamos a la espera de la confirmación de esos presupuestos”, mencionó Briceño.

El Incofer dijo que hasta enero revelará las cifras exactas de cuánto significó esa baja de servicios para sus finanzas.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA