La victoria de Alajuelense en el estadio Fello Meza le da una ventaja doble a los manudos, gracias a los tres goles anotados de visita. Esto obliga a Cartaginés a ganar por dos o más goles en el estadio Alejandro Morera Soto, algo que no logra desde setiembre de 1988.

Aquel día los brumosos vencieron 3-1 a la Liga. Ese marcador se repitió cuatro veces en estos 32 años, pero en partidos en el Fello Meza.

Por eso, remontar la serie ante los manudos será una misión titánica para el equipo de la Vieja Metrópoli, más si tomamos en cuenta que no le ganan desde el 19 de marzo del 2017. Han pasado 14 juegos que terminan en victoria eriza o empate. Incluso, el dato de enfrentamientos en el Morera Soto indica que Cartaginés no celebra un triunfo desde octubre de 2016, en aquella ocasión con un 0-1.

Si hay un equipo difícil de vencer para Cartaginés, es Alajuelense. Los rojinegros solo una vez perdieron por dos o más goles en el Torneo de Apertura 2020. Fue ante Pérez Zeledón en un juego en el que la Liga terminó jugando con ocho hombres, debido a la expulsión de Jurguens Montenegro, Bernald Alfaro y Bryan Ruiz.

Una vez más Cartaginés tendrá que luchar contra la corriente. Esta serie ante los manudos es la cuarta en fila que debe remontar de visita tras perder el primer juego en casa.

En el certamen anterior, ante Saprissa, los dirigidos por Hernán Medford cayeron 0-4 en su casa, un marcador casi imposible de remontar. En Tibás ganaron 3-2, pero fue insuficiente.

Seis años antes, en la semifinal del Invierno 2014, perdió 3-2 ante Herediano. No le alcanzó el empate a cero conseguido en la vuelta en el Rosabal Cordero.

También ante el Team, en la semifinal del Invierno 2013, cayó 0-2 en su casa, y 3-0 en el segundo juego en Heredia.

Cartaginés deberá apelar a la épica, buscar un triunfo histórico ante un rival que está acostumbrado a superarlo. En los últimos 14 enfrentamientos, Alajuelense ha ganado ocho encuentros y empatado en otros seis, con un balance de 31 goles para los manudos y 18 para los brumosos.

El equipo de Hernán Medford no solo contra el que ha sido el mejor equipo del torneo, sino también contra sus propios fantasmas y a la desmotivación de tener que cerrar una serie otra vez con desventaja.

De lo contrario, se quedará una vez más en el camino a la final. Y tendrá poco tiempo para prepararlo, ya que el juego decisivo será este sábado a las 6:00 p.m. en el estadio Alejandro Morera Soto.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA