Más de 90 mil trabajadores que desde el mes de marzo tienen sus contratos de trabajo suspendidos a consecuencia de la covid-19 estarán cubiertos por el seguro social hasta finales de diciembre, según indicaron autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Los directores de inspección, cobros y del sistema de centralizado de recaudación (Sicere) de esa entidad desconocen si para el mes de enero se emitirá una nueva extensión de los beneficios que cubra a estos trabajadores.

Según el Sicere, el sector de hotelería, restaurantes, transportes, comercio, industria, y construcción son los más afectados.

Seguro de trabajadores independientes fue el que más incremento ha registrado en lo que va del año. Foto: Archivo.

De marzo a setiembre de este año, se han excluido de planillas ante la Caja a 90.388 trabajadores.

“Este es un beneficio que otorga el Ministerio de Trabajo para los trabajadores cuyos patronos así lo solicitaron. Se realizaron dos prórrogas previas que se extienden hasta diciembre”, explicó Luis Rivera Cordero, director Sicere.

Ante la posibilidad de no extenderse la cobertura, quienes requieran del seguro podrán optar inscribirse al sistema como trabajador independiente o como asegurado voluntario.

El monto del primero dependerá de los ingresos de referencia de cada persona. Actualmente, la cuota mensual que pagan la mayoría de trabajadores independientes es de ¢28.000 y cubre el seguro de salud y el seguro de invalidez, vejez y muerte.

De acuerdo con la estadística de facturación, al mes de octubre se registró un incremento de los 3.848 trabajadores independientes con respecto a marzo de este año.

Contrario ocurrió con la cantidad de asegurados voluntarios que bajó en 879 durante el mismo periodo.

Odilie Arias Jiménez, directora de Inspección de la CCSS, enfatizó que este último es de carácter irrenunciable y su cobre seguirá corriendo de forma automática.

La morosidad por parte de los patronos también se vio incrementada por la pandemia. Según datos de la Caja en los meses de abril, mayo y junio se experimentó un crecimiento considerable en la morosidad por cuotas, sobre todo en el caso de patronos, no obstante, a partir del mes de julio, producto de una serie de acciones realizadas por la CCSS volvieron a niveles regulares.

Para los meses de julio a octubre (último mes registrado) este indicador se ubicó por debajo del 1% y a octubre se ubicó en un 0,77%.

Esta baja de cotizantes significa una disminución de ingresos para salud cercano a los ¢76.000 millones, mientras que en el régimen de invalidez vejez y muerte ha sido de ¢72.000 millones de colones.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA