Médico de Maradona tildado como culpable por muerte del astro argentino

Leopoldo Luque fue el neurocirujano que intervino a Diego Armando Maradona de un hematoma en el cerebro. FOTO: AFP
Publicidad

El médico del ídolo deportivo Diego Maradona, Leopoldo Luque, quedó el domingo en el ojo del temporal por presunta negligencia en los cuidados del astro argentino, fallecido el miércoles a los 60 años de una crisis cardíaca. 

Al concluir los procedimientos judiciales la Fiscalía “ha comenzado el análisis y elementos del material secuestrado”, por tanto allanó la casa y el consultorio de Luque, de 39 años, en búsqueda de documentación probatoria bajo la figura eventual de “homicidio culposo”. Fuentes judiciales aclararon a la agencia de noticias AFP que esta notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad.

La investigación se abrió tras las declaraciones testimoniales de Dalma, Gianinna y Jana, hijas del legendario futbolista y Director técnico.

Pero las fuentes judiciales aclararon que la investigación no fue iniciada por las hijas, sino que “es de oficio”. 

Publicidad

En rueda de prensa y entre sollozos, Luque aseguró que él cuidó a la leyenda mundial de fútbol “todo lo que se pudo, hasta lo imposible”, a un paciente que “hacía lo que quería” en la vida.

 El fallecimiento ocurrió el 25 de noviembre cuando el excapitán albiceleste estaba solo y dormido en su cama de la residencia de Tigre, 35 km al norte de Buenos Aires.

“Yo soy neurocirujano . Soy la persona que se ocupaba de él. Estoy orgulloso de todo lo que hice”, agregó el médico, quien lo operó de un hematoma en la cabeza el 3 de noviembre.

Del consultorio de Luque “se procede al secuestro de una historia clínica perteneciente a Diego Armando Maradona, cinco computadores tipo notebook, tres teléfonos celulares, documentaciones varias y un recetario”, detalló un comunicado de la Fiscalía General de San Isidro, al norte de Buenos Aires.

Según Luque, “Diego era inmanejable. Tenía que haber ido a un centro de rehabilitación. No quería”.

Maradona fue operado el 3 de noviembre de un hematoma en la cabeza. Antes sufría malestares, deshidratación, un andar dificultoso por una operación de rodilla y la depresión de los ocho meses de confinamiento para protegerse de la pandemia del coronavirus.

El 15 de noviembre fue dado de alta, sin embargo Un antiguo médico suyo, Alfredo Cahe, recomendaba seguir la internación en un centro especializado.

No obstante, Se dijo que Maradona se negó porque quería ir a su nueva casa en el barrio San Andrés, en el norte de Buenos Aires.

Publicidad Seguí nuestra señal en vivo acá