Desde diciembre del 2013 que Alajuelense no gana un título. Durante siete años, torneo a torneo han ido apareciendo fantasmas en una institución que no recuerda cómo se siente estar en lo más alto.

En el campeonato nacional estuvo cerca de espantarlos en tres ocasiones, la última en diciembre del 2019. En juegos internacionales también ha pasado por momentos dolorosos, como cuando en el 2017 el Olimpia lo eliminó de la Liga Concacaf en suelo nacional.

Ahora, frente a los manudos aparece una oportunidad doble para quitarse de encima ese peso que va creciendo desde el 2013. Alajuelense puede consagrarse campeón nacional y además plantarse en las semifinales de la Liga Concacaf.

En el torneo nacional ya tienen asegurado el boleto a una posible gran final. Depende de los rojinegros que esta gran final no se dispute, ya que si ganan la segunda fase llevarán a sus vitrinas la ansiada copa número 30.

Alajuelense aún debe enfrentar a Limón en la última fecha del Apertura 2020. Luego jugará las semifinales el 16 y 20 de diciembre. Su rival aún se desconoce, pero podría ser Cartaginés, Saprissa o el equipo caribeño; incluso San Carlos, en menor medida, tiene opciones de ser rival de los manudos.

La ronda final del torneo local ha sido el principal obstáculo de los rojinegros en estos siete años de sequía. No obstante, según el técnico Andrés Carevic, el equipo está más maduro para buscar el ansiado título y seguir avanzando en el torneo de clubes de la Concacaf.

“Nosotros tenemos una idea, una esencia bien marcada de lo que queremos jugar, de lo que queremos proponer. Claro que como van pasando los torneos, hemos ido implementando algunos detalles que para nosotros son importantes, tanto en ofensiva como en defensiva de lo que no habíamos hecho los dos torneos anteriores y eso es una sumatoria de este proceso para que el equipo esté más equilibrado. Creo que esa es la clave, el trabajo, el proceso que hemos tenido y lo importante es que los jugadores están convencidos de lo que estamos haciendo y eso es muy importante”, aseguró Carevic.

Antes del cierre del torneo nacional, la Liga disputará los cuartos de final de la Liga Concacaf, el miércoles 2 de diciembre en el estadio Alejandro Morera Soto, ante el Real Estelí de Nicaragua, verdugo del Herediano.

Si los manudos logran vencer a los nicaragüenses, se toparán a un rival hondureño en la semifinal, que se celebrará en el 2021, ya que su rival saldría del partido que disputarán el Olimpia y el Motagua.

Por eso, un buen cierre de año le podría traer a Alajuelense una doble celebración o, en el peor de los casos, podría sumar más fantasmas a su sequía de títulos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA