11 meses bastaron para que Herdiano FF lograra su primer campeonato de la Primera División femenina. Lo hace en un momento en que la liga toma impulso a nivel nacional, teniendo más atención mediática e interés por parte de los amantes del deporte rey.

A finales de 2019 se anunció que Herediano tendría su equipo en el fútbol femenino, despertando el interés pero también la polémica.

El club florense tomó el espacio que dejó Moravia, manteniendo al técnico Bernal Castillo y parte de las jugadoras del equipo moraviano, dándole continuidad a lo realizado en ese club, que acumuló tres campeonatos en su historia.

La polémica arrancó por el fichaje de una morada, la niña que sorprendió a todos en el Mundial Sub-17 Femenino del 2014, realizado en nuestro país, Gloriana Villalobos. Ella celebró por lo alto su título con los colores rojiamarillos, ganado ante su exequipo, el Deportivo Saprissa, club con el que también celebró campeonatos.

Al final, todo dio frutos para este equipo que está por cumplir 100 años de fundación y específicamente para el técnico Bernal Castillo, en estos 11 meses de trabajo, tienen una buena calificación.

“El proyecto es 100% exitoso, después de que Moravia dejó su espacio en la Primera División, la Uniffut cedió una franquicia pura a Herediano. Jafet trajo a las jugadoras que yo le dije que eran necesarias, y empezamos paso a paso”, comentó Castillo.

Las heredianas fueron las mejores del campeonato sin discusión, aunque no empezaron siendo del todo protagonistas, de a poco trabajaron para conseguir el liderato y ser las vencedoras de la fase regular. Finalmente, este lunes sellaron su título al coronarse campeonas de la cuadrangular A. 

Primero dejaron a las manudas sin opciones de alargar el torneo y luego hicieron lo mismo con Saprissa.

En sus primeros meses el club logró colocar a Michelle Montero y María José Morales en el fútbol de Ecuador, pero por la pandemia no debutaron como legionarias. Pero en Heredia les abrieron las puertas nuevamente en el equipo, ambas fueron importantes en la obtención de este título. 

Ahora, con la exposición del fútbol femenino a nivel nacional, se espera que el próximo año el torneo sea aún más competitivo, por lo que desde ya Castillo trabaja para conseguir el bicampeonato en el año del centenario.

“No me han pedido ese bicampeonato, pero creo que es un requisito, tenemos que darle a esta afición tan grande ese campeonato en el centenario… En planilla hay dos jugadoras que salen, otras que siguen en negociación, queremos dos jugadoras para fortalecer el equipo”, comentó.

Con la obtención del título florense, ya son nueve los equipos que se han coronado campeones de la Primera División femenina desde el año 2001, siendo Saprissa el más ganador, con cuatro títulos desde su llegada en el año 2012. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA