En tres meses de pandemia economía del país retrocedió cinco años, dice Estado de la Nación

Economía del país ya era frágil en el 2019, pero la pandemia aceleró su deterioro. Foto: Archivo.

Durante los tres primeros meses de pandemia este año la economía costarricense retrocedió el equivalente a cinco años.

Así se desprende del último informe del Estado de la Nación divulgado este 17 de noviembre y en la cual se destaca que ya durante el 2019 la economía del país se consideraba frágil y su tasa de crecimiento de la producción fue la más baja de las dos últimas décadas: 2,1% del Producto Interno Bruto.   

 De acuerdo con el informe del Estado de la Nación, el turismo, el comercio y alojamiento fueron algunos de los sectores que tuvieron un mayor impacto negativo, lo que repercutió también en menos ingresos para el las finanzas públicas.

La fragilidad en la economía incrementó la desigualdad: las personas que se encuentran en pobreza extrema, pobreza no extrema y de ingresos muy bajos representan hoy un 43,6% de la población, es decir casi la mitad del país, y solo captan el 15,8% de todos los ingresos.

Mientras que las personas con ingreso medio bajo, ingreso intermedio, ingreso medio alto e ingreso alto representan solo el 6,2% de la población.  Pero captan el 23,6% de los ingresos del país.

Aunado a esto, el segundo trimestre de este año el desempleo se duplicó llegando a una tasa de 24% es decir, 1 de cada 4 personas de la fuerza laboral se encuentra desempleada. Siendo las mujeres las más afectadas.

La pobreza por ingreso tenía 25 años de rondar el 20% de los hogares, pero en el 2020 pega un fuerte salto al 26,2%.

La falta de oportunidad de trabajos deja como resultado, mayor informalidad. La cual se estima en un 55% contemplando a los asalariados que no cuentan con garantías sociales.

 Solo para tener un ejemplo 9 de cada 10 personas que se dedican al servicio doméstico permanecen en la informalidad y un 43% de asalariados se mantienen en esta condición. Es decir 625 mil trabajadores.

A pesar de la creación de la reforma fiscal en el 2018, cerramos el 2019 con mayor déficit fiscal. Y aún se mantienen retos importantes en recaudación y mejorar las condiciones crediticias del estado.

Deudas a alto costo y malas condiciones van dejando poca capacidad de respuesta para el gobierno, gasto muy inflexible y con poca maniobra lo que pone en amenaza la solvencia económica para los programas de ayuda social.

Y es que las becas, y programas de ayuda representan para la población más pobre el segundo ingreso más fuerte para sostener su hogar.

Pero, ¿Cómo pueden afectarse los hogares más vulnerables con la crisis?

El Estado de la Nación realizó un ejemplo a través de una simulación.

De los 732 mil hogares no pobres en el país, 261 mil pasarían a pobreza si uno de los integrantes de la familia pierde el empleo.

Este panorama ha dejado esta administración como la segunda con las mayores protestas sociales desde 1992.

Publicidad Investigación Especial: Maleteros del Oro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor escribe tu nombre aquí