Oficiales de la Fuerza Pública destacados en el cantón de Upala, en la frontera norte, detuvieron a dos sujetos como presuntos responsables de tráfico ilícito de personas.

El suceso se dio la madrugada del sábado, sobre el cruce de Fátima, donde agentes a bordo de una patrulla observaron un microbús que hizo caso omiso a la señal de alto, por lo que fue perseguido al menos por 6 kilómetros, hasta lograr su detención en la entrada del barrio Moreno Cañas.

En el vehículo viajaban un total de 10 nicaragüenses, 9 hombres y una mujer, que no portaban ningún documento de ingreso al país, y manifestaron que un sujeto que viajaba en el mismo vehículo les cobró 30 mil colones a cada uno por llevarlos de Nicaragua al cantón de Naranjo, en la provincia de Alajuela.

Ante esto, la Policía procedió a la detención de un nicaragüense de apellido Urtecho, como presunto responsable de introducirlos de manera ilegal. Además de un costarricense de apellido Palacios, quien manejaba el vehículo en el momento de la detención, quien expresó, que fue contactado por Urtecho desde Nicaragua para el traslado de los inmigrantes.

Las autoridades de la Fuerza Pública indicaron que por orden del fiscal se decomisó el dinero que cancelaron los extranjeros por ingresar a suelo nacional, así como tres celulares y el vehículo en donde viajaban los indocumentados.

El tráfico de personas es un delito sancionado con penas de 2 a 6 años de cárcel, según lo establecido en el artículo 245 de la Ley de Migración y Extranjería.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA