La expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchillla, manifestó que los prejuicios sociales generan aún que a la mujer se le mire como una persona que no esta dotada para asumir el ejercicio del poder y esto representa una de las barreras para que se pueda escalar puestos dentro de la política.

Así lo afirmó la exmandataria (2010-2014) en una entrevista con Costa Rica Noticias luego de ser reconocida con el premio WPL Trailblazer 2020 por su liderazgo femenino.

El reconocimiento se entrega a mandatarias, expresidentas o primeras ministras en ejercicio, que rompen los “techos políticos de cristal y alcanzan el escalón más alto de liderazgo político”. 

El premio fue otorgado durante el Foro Global de Reykjavík – Mujeres Líderes, un evento virtual este año, que se efectuó del 9 al 11 de noviembre en Reykjavík, la capital de Islandia.

Según la reconocida líder femenina, también las dificultades de las mujeres en las estructuras políticas tienen que ver con las obligaciones domésticas que tienen a cargo y la falta de acceso al financiamiento.

¨Esta demostrado que la mujer no se compromete,  o se compromete y abandona precisamente por esas obligaciones domésticas. Tenemos que entender la importancia de la corresponsabilidad para poder hacer posible que la mujer libere espacio y se dedique a las actividades políticas”, dijo.

En segundo término, siempre ha habido una dificultad para el acceso al financiamiento, mencionó Chinchilla, el mundo corporativo sigue en manos de varones y eso le dificulta mucho más a la mujer el tener acceso a una herramienta fundamental para la política que es el financiamiento de las campañas.

Y, finalmente, dijo, hay un elemento que quizás sigue siendo el de mayor peso, que son las normas sociales, esos prejuicios que hacen que todavía a la mujer se le mire como una persona que no esta dotada para asumir el ejercicio del poder y eso solo lo podemos combatir desde la educación, a través de la forma en que los medios socializan a las mujeres en el poder y también que las mujeres, cada una de nosotras, nos despojemos de esos complejos que se han sembrado en nuestro interior.

Laura Chinchilla señaló que el empoderamiento de las mujeres por si mismo para que se hagan cosas que ya se han hecho, no trasciende. Según ella, debe se debe impactar en diferentes ámbitos.

“No estamos hablando de empoderar a la mujer para que simplemente haga lo mismo que siempre ha hecho. Partimos de la constatación, porque esto no es solo una presunción, es una constatación, de que la mayor parte de los casos donde las mujeres que han gobernado, se han impulsado políticas que han ayudado a las mujeres más necesitadas. Hablamos de un combate a la pobreza en donde se garantiza que el presupuesto se dirija a los hogares jefas de hogar, hablamos de por ejemplo de entender las necesidades de las mujeres y sus familias trabajadoras”, apuntó.

La exmandataria enumeró tres de sus principales logros para la mujer durante su administración: la red de cuido, que considera se ha debilitado, la reducción en un 50% de los femicidios y la paridad de la educación en los tres niveles.  

En marzo de este año, la exgobernante costarricense, también fue galardonada con el premio de “Mujeres de la Década en la Vida Pública y Liderazgo” del Women Economic Forum, celebrado en Ámsterdam Holanda.

Preguntas:

¿Cómo recibe el reconocimiento?, ¿Cómo impacta un liderazgo?, ¿De qué manera debe ser dado ese liderazgo?, ¿Cuáles fueron los mayores logros de su administración en temas de mujer?. ¿Qué estandarte lleva hoy Laura Chinchilla?.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA