Con bocinas, cacerolas, banderas, bailes y hasta lágrimas miles de estadounidenses celebran el triunfo de Joe Biden

Redacción y Agencia AFP. Miles de estadounidenses salen a las calles para celebrar en forma, casi frenética, el triunfo electoral del demócrata, Joe Biden y la derrota de Donald Trump.

Llorando de emoción, con gritos de alegría, bocinazos y golpeando cacerolas, los neoyorquinos celebraban la derrota de Trump en este bastión demócrata que nunca consideró un hijo pródigo al exmagnate inmobiliario.

Segundos después del anuncio, miles se agolparon frente a la Trump Tower en el corazón de Manhattan, en Times Square, Columbus Circle o la Grand Army Plaza de Brooklyn para celebrar la victoria de Joe Biden.

“¡Estás despedido!”, gritaban a Trump, en alusión a los días en que el multimillonario conducía el programa de telerrealidad “El aprendiz”.

La fiesta de los demócratas no se hizo esperar en Nueva York. Foto: AFP

“Estoy abrumado de alegría. Cada mañana nos sentamos aquí a desayunar y criticamos a Trump, así ha sido durante cuatro años. Conocemos bien a Trump de sus años en Nueva York, y es un sociópata narcisista. Lo odiamos”, dijo a la AFP Bernie Jacobs, un profesor jubilado de 84 años, mientras comía bagels y tomaba café con sus amigos, cerca de la Trump Tower.

En la Quinta Avenida, frente al tríplex del mandatario en la Trump Tower, donde residía antes de mudarse a la Casa Blanca en 2016, se vendían como pan caliente gorros de béisbol rojos que leían “ADIOS” en español a 15 dólares.

“Precisamos unirnos”

Los coches desfilaban en una marcha triunfal haciendo sonar sus claxones y agitando banderas estadounidenses, algunos con la canción “We are the champions” de Freddie Mercury a todo volumen, y los ciclistas levantaban el puño en señal de la victoria al pasar delante de la Trump Tower, cuartel general de la Trump Organization

“Es increíble que hayamos sacado a ese lunático de la Casa Blanca. Separó terriblemente al país. Precisamos unirnos otra vez. Pero Biden no la tendrá fácil, será duro”, estimó Eve Grub, de 73 años, que vitoreba con cada claxon de los coches en Midtown Manhattan.

Catherine Griffin, de 47 años, lloraba de alegría junto a uno de sus dos hijos. “Estoy feliz de que Trump haya salido de nuestras vidas, esperemos que para siempre”, afirmó.

“Que haya un poco de normalidad en nuestras vidas, y que mis hijos puedan ver a un ser humano decente a cargo otra vez, eso me hace feliz”.

“¡Finalmente Biden ganó!”, exclamó J.D. Beebe, de 35 años, director de una pequeña empresa en línea, mientras aplaudía a rabiar al caminar por la Segunda Avenida.

“Me regocijo de no tener que preocuparme cada día sobre qué ridiculez saldrá de la boca de nuestro liderazgo, honestamente”, afirmó.

Los neoyorquinos celebran hasta las lágrimas la derrota de Trump y el triunfo de Biden. AFP

“Desalojan a hombre de Queens”

El diario Queens Daily Eagle, del distrito donde creció Trump, despidió al mandatario con ironía en su portada digital: “Desalojan a hombre de Queens”.

“Un inversor inmobiliario de Jamaica Estates tiene menos de tres meses en su actual residencia luego de que los estadounidenses votaran abrumadoramente para desalojarlo de la Casa Blanca”, señaló.

Un video en las redes sociales muestra al cineasta Spike Lee descorchando una botella de champán frente a su casa de Brooklyn, y otro mostró cómo la gente homenajeaba con aplausos a un cartero del correo público estadounidense, al cual Trump, que considera ilegales los votos por correo, retiró financiación antes de la elección.

Kendall Pron, de 56 años, lloró de alivio al enterarse de la derrota de su exvecino Trump.

“Exploto de alegría, alivio, felicidad. Finalmente tras un largo, largo periodo se ha hecho justicia”, dijo la asistente social a la AFP.

Trump “le dio la espalda a Nueva York y ahora todo es sobre Florida. Estaría feliz si nunca regresa”, dijo Pron.

“Nunca ví tanta felicidad en una ciudad, es súper hermoso”, dijo por su lado Hiram González en la Quinta Avenida.

“Trump es un fascista, un racista, un homófobo, un islamófobo. Todo lo que representa está en contra de mí y de mis valores y de cómo fui criado”, dijo este hijo de inmigrantes mexicanos.

“Me siento muy optimista, inspirado. Tengo 23 años, estoy listo para el futuro”, afirmó. “Tenemos que seguir avanzando como nación”.  

Publicidad Investigación Especial: Maleteros del Oro