El regreso a Concacaf fue un paseo para los manudos, que golearon 3-0 al Cibao de República Dominicana, pese a contar con solo 16 jugadores para enfrentar el compromiso.

Debido a resultados positivos por Covid-19, el técnico Andrés Carevic no pudo contar con jugadores habituales como el portero Leonel Moreira, el defensor José Salvatierra, el volante y capitán Bryan Ruiz y el delantero Jonathan Moya. Tampoco pudo utilizar al defensor Marco Meneses, al volante Rashid Parkins y al delantero Jurguens Montenegro.

Ante esta situación, Alajuelense solo tuvo cinco jugadores en banca, entre ellos Juan Pablo Ledezma, hijo del exdelantero Froylán Ledezma y quien apenas tiene 15 años.

Esto no fue impedimento para que la Liga dominara el encuentro de principio a fin, sin pasar por calamidades en su propia área y con múltiples ocasiones de gol.

Alajuelense avisó con un gol anulado a Fernán Faerrón a los 18 minutos, por un aparente fuera de juego.

Tan solo cuatro minutos después, Álvaro Saborío abrió el marcador con un tanto de penal, tras una falta en el área a Barlon Sequeira.

La presión sobre los dominicanos volvió a surtir efecto cuando Sequeira ganó un balón cerca del área rival y lo sirvió para que Carlos Mora pusiera el 2-0. Es el primer gol del juvenil en su carrera, quien ha ido ganando minutos en Alajuelense.

En el complemento el Cibao sacó a relucir su juego brusco, razón por la cual los erizos se encargaron de administrar el marcador y asegurar el pase a la siguiente fase del torneo, sin renunciar al ataque.

Cuando faltaban nueve minutos para el final, Saborio puso el 3-0 definitivo. El delantero recibió un balón de Dylan Flores y remató de seguido para vencer al portero Enzo Guzmán.

El atacante llegó a 19 goles en juegos de clubes en Concacaf.

Alajuelense deberá visitar al San Francisco de Panamá en los octavos de final del certamen. Esta serie también ser jugará a un solo partido.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA