El ciclista alemán Pascal Ackermann ganó la 9ª etapa de la Vuelta a España este jueves, tras descalificación del irlandés Sam Bennett por un movimiento irregular en el esprint en Aguilar de Campoo (norte), donde el ecuatoriano Richard Carapaz retuvo el maillot rojo de líder.

Bennett (Deceunink) se impuso de entrada en una masiva llegada, pero la revisión de los vídeos por los jueces, llevó a su descalificación por un empujón para separar a Emils Liepins (Trek Segafredo) cuando se preparaba para disputar el esprint.

“Cuando vi el vídeo comprobé que no fue una acción justa por parte de Bennett. Si no hay hueco para esprintar tenemos que detenernos”, dijo Ackermann, de 26 años.

En lo que respecta al costarricense Andrey Amador, al fin tuvo un día tranquilo, aunque siempre inseparable de su capo Richard Carapaz, quien mantiene la camisa roja.

El ciclista tico llegó con el mismo tiempo del ganador y se mantiene en el puesto 46 de la general. Carapaz sigue líder con solo 13 segundos de diferencia sobre el esloveno Primoz Roglic y a 20 de Daniel Martín.

“Pensé que iba a ser un día más nervioso, pero ha sido un día más tranquilo, más llevadero”, dijo Carapaz tras la carrera.

“Ha sido un día un poco de pasar”, añadió Carapaz, “como para recuperar fuerzas para lo que viene este fin de semana”.

Para este viernes está programada la décima etapa de la Vuelta. El trazado de 185 kilómetros es llano y hay solo un único puerto de tercera categoría, por lo que los ciclistas tendrán que seguir preparando piernas los favoritos porque este fin de semana se vienen las etapas reinas, las decisivas montañas,  donde podríamos ver nuevamente a Andrey Amador dando todo por su líder.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA