El cáncer se ha convertido en la segunda causa de muerte en nuestro país y en el caso de las mujeres, el cáncer de mama es el segundo en incidencia y el primero en mortalidad.

Este 19 de octubre es el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer del Mama, y al igual que cada año el objetivo es crear conciencia a todas las mujeres de la importancia del autocuidado para un diagnóstico temprano. 

Expertos señalan que una vida saludable puede lograr un menor mortalidad al padecer esta enfermedad. 

“Se ha demostrado desde el 2016 que se puede reducir el riesgo en un 26% de aparición de cáncer si esas mujeres hacen ejercicio, idealmente 30 minutos hasta cinco veces a la semana, tienen una dieta razonable, balanceada, no rica en calorías, evitando harinas en la noche y que tengan un periodo de descanso igual o superior a las 8 horas”, explicó el oncólogo radioterápico, Rolando Loría, del Centro de Radioterapia Siglo XXI,

Por su parte, Maureen Fonseca, coordinadora Nacional de Clínicas de Mama coincidió en que un autocuidado enfocado desde varias aspectos puede beneficiar la salud de las mujeres y reducir riesgos futuros. 

“Si consumimos licor o tabaco tratar de reducirlo al máximo, aumentar la cantidad de frutas y verduras, reducir el consumo de alimentos procesados, aumentar la actividad física, y tratar de mantener un peso adecuado en el peso de la vida, también es importante todo lo que tienen que ver con la salud mental” indicó la especialista. 

Fonseca Sandoval, quien además es la encargada de la coordinación técnica del cáncer en el país, insiste que a pesar de que por muchos años se ha buscado un frecuente autoexamen de mama, este no es exclusivo, es decir, que después de cierta edad es necesario realizar un mamografía o consultas médicas. 

“Dentro de la CCSS, hemos dejado de promover el auto examen, porque el mensaje que nosotros queríamos transmitir, iba enfocado en el autocuidado y en la necesidad de que las personas al encontrar algo dentro de sus mamas consultaran, pero se nos cambio el mensaje un poco en el proceso, pues resulta que las personas al no encontrar nada, asumían que no era necesario realizarse ningún examen complementario, entonces se generaba una falsa sensación de seguridad, que en algunas ocasiones podía desencadenar en una detección tardía del cáncer de mama” explicó la especialista. 

En Costa Rica, según la OMS, al año 2018 se registraron 1.501 casos y una mortalidad de 428 mujeres, lo que significa que de cada 10 mujeres diagnosticadas, 3 no logran sobrevivir. 

Además,  según datos del Registro Nacional de Tumores, la incidencia de cáncer de mama en mujeres jóvenes ha incrementado. Según las cifras para nuestro país, más del 70% de los casos nuevos de cáncer de mama se presentan en mujeres con edades entre los 40 a los 60 años, mientras que el 40% se da en mujeres con edades entre los 60 y más de los 75 años.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA