Los Lakers de Los Ángeles se coronaron como los nuevos monarcas de la NBA, tras derrotar a un luchador Miami Heat este domingo, en el sexto juego de la serie final, por marcador de 106-93. 

Los angelinos, liderados por la megaestrella Lebron James, con este triunfo cerraron las Finales por marcador global de 4-2 y alcanzaron su  anillo número 17, igualando a los Boston Celtics como la franquicia más ganadora de la historia.

Después del duelo cinco, en el que los Lakers perdieron fallando un tiro prácticamente al último segundo, la serie tomó cierto morbo, con la posibilidad de que el Heat, que contó con un inspirado Jimmy Butler, le diera la vuelta al enfrentamiento.

Por esa razón el juego dominical se vendió como emociones garantizadas. 

Sin embargo, el equipo de James salió en este nuevo choque con el pie en el acelerador desde el primer minuto, para no dejar duda de que son el mejor equipo de la liga. 

Incluso, en el tercer cuarto, la diferencia llegó a ser de más 30 puntos. 

Con la victoria, James logró su cuarto cetro en 17 temporadas como profesional, en las cuales llegó a diez finales y sigue intentando perseguir el que él mismo llama su fantasma: Michael Jordan, quien ganó seis títulos y es considerado como el mejor basquetbolista de todos los tiempos.

La actuación de James, quien cumple 36 años este 30 de diciembre, pero sigue manteniendo un nivel sobrenatural, le valió, además,  su cuarto trofeo de más valioso de una final. 

James se convierte en el cuarto jugador en la historia de la liga en ser campeón con tres equipos distintos, pues lo hizo con el propio Miami Jeat en 2012 y 2013, con los Cavaliers de Cleveland en el 2016 y ahora con los Lakers. 

No obstante, los Lakers no solo contaron con James, sino también con Anthony Davis, quien podría ser quien se edifique como el nuevo pilar de los Lakers cuando James decida retirarse.  También fue importante Rajon Rondo, otro veterano, pero con una enorme calidad para dirigir al equipo desde la base. 

La temporada, la cual se vio interrumpida por varios meses por la aparición del covid-19, también tuvo especial sentimiento para los Lakers, tras la impactante muerte del mejor Laker de la historia, Kobe Bryant, en un accidente de helicóptero a finales de enero, la cual marcó a la franquicia y particularmente a James, quien juró que le daría el título a los púrpura y oro, en honor a Bryant. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA