Messi 1-Ecuador 0, argentinos molestos otra vez con su selección

En partido de pocas luces, Messi le dio la victoria a Argentina en el arranque de las eliminatorias sudamericanas

Tomado de AFP

Argentina es lo que es y anda siempre con lo puesto, que no es otra cosa que el superdotado Lionel Messi rodeado de 10 voluntades con la ambición de llegar al Mundial de Catar-2022.

Al arrancar este jueves la clasificatoria sudamericana con un pálido triunfo 1-0 ante Ecuador en Buenos Aires, se volvió a ver la historia de siempre con la Albiceleste: ¿a qué juega?

Excusas para lo visto en el debut hay a granel. Hace casi un año que el equipo no se reunía. El covid-19 es una pesadilla que tiene en jaque al mundo. Hay lesionados, contagiados y excluidos.

La reflexión que hizo el capitán y goleador histórico está a la altura de la madurez de sus 33 años: “Es un año complicado y lo que intentamos fue darle una alegría a la gente, en una situación difícil, y más allá del juego, que no fue el que queríamos”.

Publicidad Conexión Mundial

Más sensato imposible. Al cabo, Messi no es un crítico, es el líder. Una vez más, como en los últimos 4 mundiales, no le ha esquivado el bulto a ese sueño que parece utopía. Quiere ganar la Copa del Mundo antes del retiro.

¿Puede hacerlo jugando así la Albiceleste?

– Un penal y chau –

En los primeros minutos el ídolo encendió la máquina a todo trapo. Combinó pases con Leandro Paredes, Lautaro Martínez y Lucas Ocampos.

En las tribunas de una Bombonera triste y vacía de pasión futbolera, el viento agitaba banderas de aliento y se oían grabaciones de hinchas cantando a coro “Olé, Olé, Messi, Messi”. Patético, pero acorde a los tiempos de pandemia.

Clavó el penal a los 13 minutos de iniciado el partido y al ratito se aburrió. Apenas aparecía por ráfagas, lejos del arco.

El DT Lionel Scaloni, exitoso al menos en armar una ‘Joven Guardia’ albiceleste, le encontró una explicación: “En la semana perdimos (por lesión) a un jugador que consideramos clave por la izquierda, como Giovani Lo Celso”.

“Hubo solidez, sacrificio y que no te hagan un gol es importante. El balance es que se ganó”, justificó Scaloni, sin que le falte algo de razón.

En la convocatoria dejó afuera a un amigo de Messi dentro y fuera de la cancha, Ángel ‘Fideo’ Di María, pese a que estuvo haciendo maravillas en el PSG francés. Otro compadre del rosarino, Sergio ‘Kun’ Agüero, está lesionado.

Messi no parece incómodo con la nueva camada, que tiene frescura y atrevimiento. ¿Entonces, qué?

– Más marca que inspiración –

El diario deportivo Olé ensayó una explicación: “La Selección dejó una mejor imagen sin la pelota que con ella. El doble cinco Rodrigo De Paul-Paredes, parado a la misma altura, más la ausencia de alguien que rompiera al espacio, hizo que escasearan líneas de pases y elaboración”.

“Messi quedaba como el hombre más adelantado de Argentina y Lautaro retrocedía para presionar al volante central ecuatoriano. Marcos Acuña y Ocampos se cerraban”, analizó el diario.

¡Justo lo que Scaloni dijo que no debía pasar! En declaraciones previas había planteado que Messi debe tener adelante a dos hombres para “darles pases profundos, no al pie”. Así no hay esquema que aguante.

Ahora enfrenta ante Bolivia el martes uno de los traumas de los argentinos: los 3.600 metros de la altura de La Paz.

Argentina hoy es lo que es. Y se parece mucho a lo que fue en los últimos años. Progresó con la promoción de caras nuevas, con hambre de gloria. Pero no le encuentra socios a Messi o bien lo hace sólo por un tiempito. Demasiado poco.

Publicidad Cine en Cortos - Especial Pandemia
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/