Una de las grandes promesas del circuito, la polaca Iga Swiatek (54ª WTA), de 19 años, fue un obstáculo demasiado alto para la argentina Nadia Podoroska (131ª), que cayó por 6-2 y 6-1 este jueves en semifinales de Roland Garros, a donde había llegado procedente de la clasificación.

Podoroska no pudo romper el techo de cristal del tenis femenino argentino en Roland Garros y se queda en la lista de jugadoras que alcanzaron las semifinales: Raquel Giscafré (1974), la leyenda Gabriela Sabatini (1985, 1987, 1988, 1991 y 1992), Clarisa Fernández (2002) y Paola Suárez (2004).

La última presencia argentina en una final de Grand Slam femenino se remonta a 1991 con la derrota de Sabatini en Wimbledon ante Steffi Graf.

Podoroska, de 23 años, llegó a semifinales desde la clasificación, por lo que se va de París con ocho victorias. 

Swiatek, establecida en la primera línea de candidatas a estrella de la WTA, exhibió potencia y serenidad, en la que también era la primera semifinal de su carrera en un Grand Slam.

La jugadora rosarina había empezado ganando los dos primeros puntos del partido al resto y parecía que su tenis alegre, con variedad de golpes y mucha movilidad, podía tener opción.

Pero Swiatek cortó por lo sano, con un primer ‘break’ que le sirvió para situarse 3-0 tras 11 minutos. Su autopista hacia el triunfo casi no encontró baches y guardó energías para su otra semifinal, la de dobles, cerrando el partido en una hora y 10 minutos.

Por su parte, la estadounidense Sofia Kenin, 6ª del mundo y ganadora del Abierto de Australia 2020, se clasificó para su primera final de Roland Garros, donde se enfrentará el sábado a la polaca, quien jugará su primera final de un Grand Slam.

Este jueves, Kenin, de 22 años, derrotó a la checa Petra Kvitova 6-4, 7-5 en 1 hora 45 minutos.

FUENTE: AFP y Redacción

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA