Transportistas de estudiantes vuelven a la calles en busca de opciones para generar ingresos

Los transportistas se congregaron desde muy temprano en Zapote. Foto: Cortesía de Érick Garita.

Decenas de transportistas de estudiantes salieron este jueves a las calles en un intento por llamar la atención del Ejecutivo y de los diputados sobre la precaria condición que viven luego de permanecer más de seis meses sin laborar.

El problema de este gremio es que su economía dependen cien por ciento del servicio de transporte estudiantil, pero al suspenderse las clases en las aulas por la pandemia, ellos quedaron sin ingresos.

Dichos servicios son contratados directamente por los padres de familia, es decir, no tienen ningún vínculo con el Ministerio de Educación Pública que por su cuenta también contrata prestadores de este servicio en distinta regiones del país.

Los transportistas marcharon frente al CTP y luego se dirigieron al Congreso. Foto: Cortesía de Érick Garita.

Aunque durante varios meses, mediante acuerdos voluntarios, algunos padres les pagaban las cuotas o una parte de ellas, con el paso del tiempo esto también se suspendió.

Lo que ocurre es que los padres también han visto afectados sus ingresos y no pueden sostener pagos por un servicio que no están recibiendo.

El objetivo de la protesta de los transportistas es que se les autorice utilizar sus vehículos como medio de transporte personal para atender los viajes al supermercado, la farmacia u otras necesidades, o en su defecto, se les brinde alguna otra alternativa.

El Consejo de Transporte Público (CTP) ha declinado dar estas autorizaciones argumentando que podría fomentar el transporte informal.

VEA: 4.500 transportistas de estudiantes tienen 5 meses de no recibir ingresos

De acuerdo con Erick Garita, representante de la Asociación de Transportistas de Estudiantes (ATRAE SOS), el grupo se congregó desde tempranas horas del día en las inmediaciones del redondel de Zapote y desde ahí marcharon hasta la Asamblea Legislativa y, posteriormente, hasta la Casa Presidencial, en Zapote.

Publicidad Investigación Especial: Maleteros del Oro