El Proyecto de Ley N°21 578, propone establecer de forma obligatoria la acreditación de todos los programas y carreras que imparten las universidades privadas, verificar porque se cumplan los requisitos mínimos de funcionamiento de las sedes y permitiría que las tarifas sean controladas por el CONESUP mediante un modelo técnico.

Para la Asociación Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica (UNIRE), este proyecto impone un procedimiento de aprobación y actualización de carreras más complejo que el anterior, violenta la libertad de enseñanza, mantiene un consejo débil.

Además, UNIRE, criticó que el CONESUP podría establecer las tarifas, así como la acreditación obligatoria, que según ellos no garantiza la calidad y señalaron que el SINAES no cuenta con la capacidad operativa y de gestión para acreditar en los plazos establecidos más de 2000 carreras existentes

“Se establece la actualización obligatoria de planes de estudio cada cinco años, lo cual nos parece muy necesario, pero se mantienen los procedimientos actuales que evitan una respuesta oportuna a esas solicitudes. El procedimiento de aprobación de carreras sigue siendo un proceso engorroso, burocrático y subjetivo “manifestó la Presidenta de UNIRE, Rosa Monge.

Por su parte, Yorleny León, una de las diputadas proponentes de esta iniciativa, dijo que la reforma al CONESUP es urgente y necesaria, por lo que hizo un llamado a “colocar el derecho a una educación de calidad para las y los costarricenses, por encima de los intereses particulares, y avanzar en la aprobación de la reforma de la ley del CONESUP, que se tramita por medio del Expediente N°21.578”.

La Ley que estableció la creación del CONESUP se aprobó desde 1981, cuando se contaba con una sola universidad privada.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA