La confianza del consumidor cayó a 28,3 puntos (es decir bajó 8,4 puntos comparando con la encuesta anterior) y registra uno de los estados de pesimismo más acentuados en el país desde el año 2002.

Para tener una idea más clara, por cada consumidor optimista en el país, 8 son pesimistas. Así se evidencia en los resultados del Índice de Confianza del Consumidor al mes de agosto.

La pérdida de confianza se da según el informe, por la actual situación financiera del país y el futuro económico que también se percibe negativo.

Entre los factores que explican la caída de la confianza es el deterioro de la situación económica personal, por el aumento de las tasas de interés de los préstamos en dinero (creció de 47,5% a 54,4%), la erosión de la expectativa por un ingreso familiar mayor (cayó de 40,7% a 32,5%) y la pérdida esperada en la capacidad de compra (aumentó de 38,2% a 45,4%).

Además, quienes dicen tener problemas con el ingreso familiar aumentó (de 41,6% a 47,9%) y las expectativas por el precio de los combustibles y tipo de cambio se están tornando cada vez más negativas.

Otro factor que contribuye es la pérdida de confianza en las valoraciones a la política económica y social. En este caso, aumentó quienes consideran que se está haciendo un trabajo pobre (de 37,1% a 50,4%) y en el ámbito social, un 68% de los entrevistados esperan aumentos en el desempleo en los próximos 12 meses y un 76,4% un incremento en la pobreza.

La encuesta reveló que el momento actual no se considera apropiado para comprar bienes duraderos y registra valoraciones negativas importantes hacia la compra de casa y carro.

La encuesta se realizó del 5 al 20 de agosto a 700 personas de 18 años o más edad.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA