Con equipo para fundir y dinero en efectivo; compradores van a traer oro a Crucitas y Abangares

Investigación especial de Costa Rica Noticias: Los maleteros del oro,
III Parte

Publicidad Denuncie en el PANI

 Mercedes Agüero y Andrés Ortíz

Con equipo para fundir y dinero en efectivo los compradores de oro se desplazan hasta las viejas minas de Abangares, en Guanacaste y Crucitas, en Cutris de San Carlos, para negociar el metal que se extrae ilegalmente en esas zonas.

Así lo narraron a Costa Rica Noticias, mineros de artesanales y comerciantes de esas dos regiones del país. Ese material luego se reporta como si fuera material fundido proveniente de anillos, cadenas y dijes obtenidos en los negocios de compraventas capitalinos.

Alfredo Guzmán, gerente de Coopeoro, una cooperativa de coligalleros en Abangares dijo que de ese cantón salen mensualmente unos 30 a 40 kilos de oro. Todo ese oro se extrae de forma ilegal y se vende sin mediar ninguna factura.

Según dijo, los compradores llegan a ese cantón equipados para fundir y aquilatar el oro, van casa por casa, comprando. Luego ese material lo sacan como chatarra fundida.

Solo en Abangares se entraen entre 30 y 40 kilos de oro al mes.

Entre tanto, un minero de Crucitas detalló que solo una rastra ubicada en el sector de El Gavilán, del lado nicaragüense, procesaba entre 50 y 70 cajuelas diarias de material proveniente de las excavaciones ilegales.

De cada cajuela se extraen unos 20 gramos de oro. Es decir, solo con esa rastra se sacaba un kilo de oro al día.

Ese mismo minero relató que camiones ganaderos traían material desde Crucitas para ser procesado en Abangares. En un camión se pueden acarrear hasta 80 cajuelas de roca con el mineral.

Luego los compradores simplemente llegaban con dinero a la zona por el oro.

“Esa gente entra a Crucitas y le dicen a usted: ¿Cuánto tiene? Andan su pistola para quilatear el oro, su equipo de fundir y ahí mismo pagan y se lo llevan.  Dicola ha entrado montones de veces a Crucitas a comprar…Luego lo pasan como oro de chatarra. !Póngale ojo a las compraventas!. Hay joyerías en San José que lo pasan por oro chatarra. El negocio del oro está en las casas de empeño en San José”, declaró un coligallero quien pidió su anonimato.

Mineros artesanales detallaron a Costa Rica Noticias que los venezolanos  Guernica González y José Rafael Santos, de la empresa Dicola C.A, S. A, son de los compradores de oro más fuertes y que por la frecuencia de sus compras se han ganado un prestigio en Abangares y en Crucitas. 

Dicola empezó a exportar oro en el 2017 y ese mismo año ocupó el puesto 6 de un ranking de 15 empresas exportadoras del sector de joyería, según Procomer. (anuario)

En marzo, Guernica González le respondió a Costa Rica Noticias que no tenía inconveniente en explicar sobre el origen del oro que Dicola exportaba y en que visitaran la empresa con sede en Escazú. 

Posteriormente, cuando se intentó concretar la visita no contestó a los correos y los mensajes enviados.

Consultado sobre el origen del producto, Alexánder Carvajal, de la firma exportadora de metales preciosos Orojoxi, detalló que tiene una tienda en Guadalupe donde compran joyas, luego las funden y de ahí saca las barras de oro.

“En mi caso trabajo únicamente con oro chatarra y el negocio está duro. No sé otra gente, si están comprando ese material que salió de Crucitas y de otras minas”, dijo al preguntarle sobre el crecimiento de la actividad.

Carvajal dijo que exporta cada dos meses porque le cuesta mucho recoger material. “Hay gente que exporta todas las semanas, pero no sé de qué procedencia será el material”, añadió.

Joyería de la empresa Orojoxi, ubicada en Gudalupe.

David Zúñiga, otro exportador y uno de los viajeros frecuentes que la investigación de Costa Rica Noticias reveló que salió por el aeropuerto Juan Santamaría  con más de 37 kilos de oro en lingotes, nos dijo: “Nosotros no compramos nada de Crucitas, y a parte de eso considero que casi todo lo que más hay son nicaragüenses  que están ahí y se lo llevan. Por el desorden que tiene el gobierno, se lo llevan todo solo para Nicaragua”.

En el periodo analizado por este medio, Zúñiga -quien es gerente general y representante de la empresa Eximport Internacional Limitada- viajó en dos ocasiones a Los Ángeles con 37,3 kilos de oro valorados en $390.875.

Costa Rica Noticias preguntó a ese maletero del oro: usted dice que no compra oro en Crucitas. ¿Todo el oro que usted exporta es refundido? 

“Yo no creo que nadie que saque de Crucitas vaya a San José a decir que es es oro de Crucitas. Si coligalleros sacan de Crucitas van y lo empeñan como cualquier otra joya, no creo que digan oh vengo de Crucitas”, replicó Zúñiga quien declinó dar más información vía telefónica.

Aunque inicialmente, dijo que daría más declaraciones personalmente, luego remitió un correo electrónico indicando que no daría más detalles de su empresa y su negocio.

“Mi representada, Eximport Internacional Ltda, es una empresa dedicada entre otros negocios, a la exportación de metales preciosos. Con respecto a este negocio en particular, debo de indicarle que ya mi representada se encuentra regulada y supervisada por las autoridades pertinentes que tienen que ver con su funcionamiento. Dígase, Dirección General de Aduanas, Dirección General de Tributación Directa, Los Bancos en los cuales tenemos cuentas, Superintendencia de Entidades Financieras, debiendo además cumplir a cabalidad para todas estas entidades, con todo lo pertinente a la Ley 8204 sus reformas y reglamentos. Para lo cual se han elaborado los respectivos protocolos de riesgo.

No es política de la empresa brindar información privada de la empresa, de nuestros clientes, proveedores, manejo logístico, ni de ninguna otra índole, únicamente a las autoridades pertinentes cuando así lo soliciten.  No puedo brindarle una entrevista para tratar ninguno de los temas y asuntos que usted ha manifestado le interesan conocer de mi representada”, manifestó Zúñiga vía correo electrónico.

El “cumiche” del oro

Por su parte, Ezzio López Marín, quien viajó a finales de noviembre a Estados Unidos con 2 kilos de oro en su equipaje, aseguró a Costa Rica Noticias que no le compra oro a coligalleros de Abangares, ni en Crucitas porque está prohibido.  Él forma parte de una empresa familiar y según declaró, solo compran anillos, cadenitas, pulseras y dijes que luego funden para exportar.

 “Se supone que si usted compra ese oro de Crucitas o Abangares tiene que pagar impuestos y entonces, no queremos enredarnos. Me ha salido la oportunidad y todo, pero no quiero meterme en mucho enredo. Llevo muy poquito solo unos 2 kilos por mes. Soy de los cumiches. Hay gente que lleva 25 kilos por mes”, indicó.

Costa Rica Noticias le preguntó. ¿Cómo se garantiza que el oro que compra no viene Crucitas?

“No porque solo compramos joyas. Ese otro oro viene en pepitas y es distinto”, afirmó.

El oro extraido de Crucitas y Abangares se exporta como chatarra fundida.

¿Dónde vende? “En Refinerías. Voy directamente a Miami. Vamos a buscar esas refinerías y en Internet uno busca y luego va a hacer visitas, contratos y todo. Todo eso lo piden los bancos.  Ellos (las refinerías) hacen el análisis del oro y si no es chatarra no lo compran. Uno firma la declaratoria de origen y demás, uno no puede engañar a un gringo”, detalló.  

Las investigaciones judiciales ahora confirman lo que los coligalleros dijeron a Costa Rica Noticias. Los compradores de oro llegaban con millones en efectivo a  Abangares y Crucitas y regresaban a la capital con los lingotes de oro.  Ese oro luego salió del país en valijas.

Publicidad Investigación Especial: Maleteros del Oro