El tenista serbio Novak Djokovic conquistó el sábado el Masters 1000 de Cincinnati con una remontada en la final ante el canadiense Milos Raonic y llegará imbatido este año al arranque el lunes del Abierto de Estados Unidos.

En la categoría femenina del torneo, que es Premier de WTA, la bielorrusa Victoria Azarenka levantó el trofeo tras la retirada de la japonesa Naomi Osaka por lesión.

Djokovic superó por 1-6, 6-3 y 6-4 a Raonic en dos horas exactas de juego sobre la cancha sin espectadores de Flushing Meadows de Nueva York, sede este año del torneo de Cincinnati por la pandemia de coronavirus.

Este es el segundo triunfo del serbio en el torneo de Cincinnati, tras la de 2018, el número 80º de su carrera y el 35º en campeonatos de Masters 1000, igualando al español Rafa Nadal y siete por delante del suizo Roger Federer.

El número uno mundial, que sigue padeciendo molestias en el cuello que le obligan a recibir tratamiento durante los partidos, tiene solo 48 horas de descanso antes de debutar el lunes en el Abierto contra el bosnio Damir Dzumhur, número 107 de la ATP.

Con 23 victorias y ninguna derrota en 2020, Djokovic perseguirá en el US Open su título 18 de Grand Slam para recortar distancias con Federer (20 títulos) y Nadal (19), ambos ausentes del torneo neoyorquino.

Djokovic, de quien se ha reportado que lidera la creación de una asociación de jugadores independiente a la ATP, que no contaría con el apoyo de Federer y Nadal, mandó tras el partido un mensaje global de “unidad” para estos “momentos difíciles en nuestras vidas”.

“Hablando de las cosas importantes que están pasando en el mundo, quiero aprovechar est

Djokovic llegaba a la final tras la dura batalla de tres horas ante el español Roberto Bautista en las semifinales. 

En el arranque del partido, Raonic lo avasalló con su potente servicio y se llevó el primer set en 30 minutos ante un alicaído Djokovic, que cometió cuatro dobles faltas.

Mostrando mejores sensaciones, Djokovic comenzó a contener el juego directo del canadiense y a provocar sus imprecisiones. Con ventaja de 3-2, Djokovic logró romperle el saque por primera vez, celebrándolo con un puño al aire y una mirada retadora al rival que le había puesto en jaque.

Raonic comenzó con fuerza el tercer set rompiendo el saque del serbio para ponerse 2-0 por delante en la manga decisiva.

Pero el número uno mundial se rehízo de forma contundente, quebrando el saque del canadiense en el siguiente juego y sumando tress más consecutivos para colocarse 4-2 y rematar luego el set final por 6-4.

El torneo de Cincinnati, celebrado a puerta cerrada, es el primero de la reactivación del circuito ATP tras el parón de cinco meses por la pandemia.

La final de la categoría femenina no se disputó por la retirada en la mañana del sábado de la japonesa Naomi Osaka por lesión, lo que dejó el título en manos de la veterana Victoria Azarenka. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA