Desde la ‘pole position’ y al frente de la carrera de principio a fin, el británico Lewis Hamilton, piloto de Mercedes, se adjudicó el domingo, en Bélgica su quinto Gran Premio de siete posibles esta temporada.

Salvo en la salida, el seis veces campeón del mundo no tuvo que preocuparse por sus rivales. De hecho, los neumáticos fueron su mayor fuente de inquietud al final de la carrera, haciéndole recordar el pinchazo que casi le cuesta la victoria en Silverstone, Reino Unido, hace unas semanas. Pero finalmente pudo terminar la carrera con las cuatro ruedas.

En opinión de Hamilton no fue su carrera más fácil esta temporada: “La última fue probablemente más fácil. La carrera de Barcelona es, creo, la más fácil que he vivido. La de hoy fue positiva pero la salida fue estresante, así como la reanudación tras el coche de seguridad”, consideró.

Probablemente lo que mejor resume este Gran Premio fue el análisis de su propia carrera hecho por el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), tercero en meta por detrás del finlandés Valtteri Bottas (Mercedes): “Fue bastante aburrido, no muy interesante, no había gran cosa que hacer”.

Hamilton, cuya ventaja en el Mundial ya es de 47 puntos sobre Verstappen y de 50 sobre Bottas, casi se disculpó por su dominio y el de su escudería, que no ha cedido ninguna ‘pole’ y únicamente una victoria (Verstappen, en Silverstone) en 2020.

“Sé que esto no es necesariamente lo que todos quieren ver”, reconoció el británico, que se acerca a su 7º título, igualando el récord del alemán Michael Schumacher.

“La gente tiene que entender que no es culpa de los pilotos. Lo damos todo en la pista. Es a los que toman las decisiones, a los que diseñan los monoplazas, a los que ponen las reglas a quien hay que presionar para que hagan un mejor trabajo en el futuro. Espero que sea el caso en 2022”, añadió cuando le preguntaron si entendía que la gente dijera que la carrera había sido aburrida.

Los Renault del australiano Daniel Ricciardo y del francés Esteban Ocon fueron 4º y 5º.

Para Ferrari, falto de ritmo en este trazado, la pesadilla continúa: el alemán Sebastian Vettel fue 13º y el monegasco Charles Leclerc 14º.

El Mundial vuelve el próximo fin de semana en Italia, en Monza, antes de viajar a Mugello, en la Toscana, la semana siguiente, para celebrar el Gran Premio número 1000 de Ferrari y con asistencia de público (unos 3.000 espectadores por día) por primera vez en la era del coronavirus.

Al ritmo al que va, Hamilton podría igualar en esa carrera otro récord de Schumacher: el de 91 victorias

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA