Estéfani Vargas González es coordinadora de Servicios Generales del  Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (CEACO), tiene 31 años de edad y cuenta con seis meses de trabajar para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). 

Ella durante su jornada de 8 horas, se coloca doble guante, doble mascarilla, equipo de protección, y además, tiene que bañarse hasta 6 veces al día. 

“Cada vez que terminamos un cubículo uno tiene que desinfectarse todo el cuerpo, esto significa que en una jornada de 8 horas cada funcionario tiene que bañarse hasta 6 veces. En el caso de las compañeras y yo debemos hacer a un lado la parte femenina, acá no hay tiempo para los cabellos lisos y aplanchados, un moño es lo más práctico y lo permitido según los protocolos” explica Estéfani Vargas González.

Vargas cuenta que la limpieza de cada pared conlleva cuatro pasos para que el área quede bien desinfectada, en donde entre cada uno debe esperarse 20 minutos. 

  • Primero: se pasa jabón de arriba a bajo
  • Segundo: se limpia con agua
  • Tercero: se coloca cloro
  • Cuarto: se vuelve a pasar agua

“Luchamos contra el tiempo, contra el frio o el calor, a veces uno aguarda la respiración como medida de seguridad involuntaria. Hay momentos en que uno se descompensa porque el cansancio es mucho y la fatiga provoca dolor de cabeza, pero es un trabajo que también hacemos con amor” detalló Estéfani la vecina de Hatillo 5.

El personal de limpieza de los hospitales, áreas de salud y sedes de ebáis se encarga de las desinfecciones de paredes, pisos, cielos rasos, ventanas y loza sanitaria.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA