En Pérez Zeledón las cosas no terminaron el torneo anterior ni arrancaron en este al 100%. Los generaleños registran dos derrotas en igual cantidad de partidos en el terreno de juego, el certamen anterior en los siete choques que dirigió el estratega Johnny Cháves solo pudieron contabilizar dos victorias, esto se podría interpretar de distintas maneras, al final del certamen con la pandemia incluída: ¿El parón obligado, la salida de varios jugadores y la falta de pretemporada podrían ser algunos de esos ingredientes? Al menos el técnico Cháves así lo considera:

Se fueron 11 jugadores y llegaron 10, armar un equipo es difícil, en el primer partido estuvimos bien el primer tiempo luego vinieron dos expulsiones y ya era difícil y con Grecia sí nos costó encontrar el perfil adecuado del juego; había hablado con nuestro gerente deportivo, Omar Royero para hacer nueve juegos de pretemporada, ya teníamos las fechas, pero solo hicimos cinco” afirma Cháves quien es consiente que deben empezar a puntuar pese a las dificultades del inicio.

Para el timonel Rolando Villalobos, llegar como emergente a un equipo es una ruleta, puede o no puede servir rápidamente depende incluso de los partidos dirigidos

“El hecho de entrar como emergente a veces sirve, en otras no, es una ruleta, puede ser que cuando llegás las cosas caminan por la premura de sacar resultados, pero ya es diferente cuando se hace una planificación y se desean cambiar cosas, acomodarse lleva su tiempo”

En el sur trabajan con las revoluciones al tope para corregir rápidamente, en un torneo muy corto que puede ser de tres o solo dos vueltas en donde puntuar se hace cada vez más imperioso y por más situaciones que se estén presentando en este caso los generaleños deberán empezar a sumar a partir del próximo sábado cuando se midan a un envalentonado Guadalupe.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA