La implementación del pago electrónico en el servicio de autobuses, cuyas bases se establecieron el año 2014, tiene un mínimo avance, según revela un informe de auditoría de la Contraloría General de la República.

El sistema de cobro electrónico en buses se vuelve fundamental en momentos como la pandemia que enfrenta el país y podría contribuir a disminuir el riesgo de contagios del nuevo coronavirus.

Sin embargo, la iniciativa para implementar este mecanismo se plasmó en papel desde hace seis año, pero no camina.

El plan está a cargo de un Comité conformado por los jerarcas del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), el Consejo de Transporte Público, el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) y el Banco Central.

Jéssica Víquez, gerente de Servicios Económicos de la Contraloría se refiere al informe.

De acuerdo con el recuento hecho por el ente contralor, en el 2017 la junta directiva del Banco Central aprobó un proyecto para el diseño del Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público, así como para el desarrollo y puesta en funcionamiento del Sistema Central de Recaudo; con un presupuesto de ₡5.000 millones.

Un año más tarde, en el año 2018, se firmó un nuevo convenio entre esas instituciones y los representantes del transporte público en modalidad autobús, para establecer las condiciones que rigen sus relaciones en el ámbito del proyecto.

“A mayo del 2020 apenas muestra un lento avance con la aprobación de su diseño conceptual y la hoja de ruta para la ejecución de las primeras fases del proyecto”, señaló la Contraloría.

Entre otras debilidades, el estudio determinó que se carece de un Plan de Proyecto, el cual es clave para orientar la forma en que será ejecutado, monitoreado y controlado para su desarrollo e implementación.

En dicho plan se deben definir aspectos mínimos relacionados con el alcance, el tiempo y los costos, así como la integración de todos los planes necesarios para la gestión de los riesgos, el recurso humano y los recursos financieros, entre otros.

El 28 de abril el gobierno informó que el pago electrónico se introducirá al transporte público por fases, comenzando con el servicio de tren de las nuevas unidades que se compraron a China y estarán en servicio a principios del año entrante.

Posteriormente, se implementaría en el servicio de autobús. No obstante, se indicó que será con los autobuseros que renueven los contratos de concesión . Aquí el cronograma anunciado en abril por el gobierno:

  • Febrero 2021: lanzamiento de piloto en el tren, con 20 cobradores que aceptarán pagos con tarjetas de débito, crédito y prepago.
  • Julio 2021: puesta en marcha del SPETP en todos los vagones del tren, con cobradores que aceptarán pagos con tarjetas de débito, crédito y prepagos.
  • Septiembre 2021: inicio de la implementación progresiva en los autobuses de las empresas operadoras que suscriban nuevos contratos de concesión.

El ente contralor hizo una serie de recomendaciones que los responsables del proyecto deberán acatar y de los cuales deberán informar a la entidad.

De acuerdo con el Banco Central en el transporte público se realizan una tercera parte de las transacciones de pago en el país: más de 550 millones de operaciones al año.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA