Más de 4.500 transportistas de estudiantes no reciben ningún ingreso económico hace ya cinco meses debido a la suspensión del curso lectivo presencial y las por las medidas sanitarias para contener los contagios de la covid-19.

Esto los tiene en una condición dramática, aseguran representantes del gremio.

Los llamados buseteros no tienen ningún ligamen con el Ministerio de Educación Pública, es decir, pues ellos lo que tienen son contratos con padres de familia quienes les pagan por el traslado de sus hijos.

“Más de 4.500 dependíamos de la ayuda que nos daban los padres de familia. En los primeros meses fue una ayuda más voluminosa, sin embargo, con el paso de los meses los padres ya no pagan la mensualidad. Ahora, si alguno nos ayuda, pues es prácticamente una limosna lo que recibimos y eso no nos permite seguir adelante con nuestros pagos, ni el de nuestros colaboradores, a quienes hemos tenido que ir despidiendo”, explicó Eduardo Rojas, vicepresidente de la Asociación de Transportistas de Estudiantes (Atrae)

Peticiones

Este grupo de trabajadores se manifestó hace unos 15 días en las afueras de Casa Presidencial, donde solicitaron al Gobierno y al Consejo de Transporte Público (CTP) un permiso para poder utilizar sus unidades mientras el curso lectivo se encuentra suspendido.

Alegan que además es el único de todos los sectores de transporte que está 100% paralizado.

“Nosotros lo que le hemos solicitado al CTP y al Gobierno es que nos permitan usar nuestros microbuses como medio de transporte personal, ya que necesitamos ir al supermercado, al médico, y a todo lado y no tenemos como hacerlo ya que solo tenemos este medio de transporte. Nuestro permiso de trabajo también dice que tenemos la posibilidad de hacer excursiones fines de semana o así, pero eso tampoco se nos ha permitido, a pesar de que presentamos un protocolo de salud”, señaló el transportista.

Desde la Junta Directiva del CTP indicaron que entienden la situación que vive este sector, sin embargo, aseguran que de momento no pueden atender a las solicitudes.

Entre otras razones, el CTP cree que esto podría fomentar el transporte ilegal.

“Existe alguna incertidumbre de que este tipo de transportistas utilicen los microbuses para dar servicio de transporte de personas de manera distinta al transporte de estudiantes y que se vuelva una actividad irregular”, indicó Manuel Vega, director del CTP.

Por el otro lado, el hecho de que se les permita también dar excursiones cuando apenas se empieza a reactivar la economía en la parte de transporte de turismo y donde ya hay más de 3.400 operadores de este sector, podría ser perjudicial para todos, añadió Vega.

Los buseteros señalan que tras la negativa del CTP a sus propuestas, ellos han apelado ante el Tribunal de Transporte y también optaron por presentar un Recurso de Amparo ante la Sala Constitucional.

Seguirán haciendo manifestaciones en los próximos días hasta ser escuchados, adelantaron.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA