“En este momento los precios que tenemos son sin ganancia alguna. Es solo para que los que estamos ahorita podamos sobrevivir. Nos olvidamos de la publicidad por sitio web. Nos vamos para las playas todas las mañanas a ofrecer la renta de una silla, de un toldo, la clase de surf en 10 mil colones. Todo lo hemos rebajado al mínimo”.

Las declaraciones son de Kathia Ruiz, jefa de operaciones de Manuel Antonio Surf School (MASS), una de las dos trabajadoras a tiempo completo que sobrevivió en este negocio tras la crisis de la pandemia.

Este negocio ha tenido que adaptarse para sobrellevar las consecuencias económicas de los cinco meses en que el país cerró las fronteras.

La empresa para la que labora Ruiz, ahora funciona con menos de la mitad del personal de antes. Asegura que han podido sobrevivir gracias a que el dueño del negocio se fue a Estados Unidos para generar ganancias.

Ellos se dedicaban a ofrecer tours de aventura a turistas por medio de la recomendación de los hoteles; no obstante, la caída del ingreso de los turistas internacionales se trajo el negocio abajo.

“Aquí se trabajaba de 6 de la mañana a 7 de la noche, corrido de sábado a sábado. Era constante, pero se nos empezó a caer todo en enero. Yo fui a hablar con los hoteles y nos dijeron que empezaron a cancelar todo”, contó Ruiz.

” Nosotros estamos en cero, completamente cerrados”

Carlos Ramírez es fundador del tour operador Amigos del Río, en Manuel Antonio. Pese a la reapertura gradual de las fronteras el pasado 3 de agosto, este negocio no ha podido reabrir sus puertas debido al riesgo de contagio que representa las actividades que ofrecen, por la cercanía.

Ramírez contó que desde que inició la pandemia tomaron la decisión de liquidar a 30 de sus empleados.

“Pudimos liquidar al personal de planta, fijo y los guías. Eso les ayudó a sostenerse durante un tiempo, a su vez no estuvimos nosotros aumentando las deudas con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) u otras instituciones gubernamentales. Pero se ha prolongado tanto que los recursos ya están en cero, entonces la situación es caótica”, señaló.

Pese a que este empresario señala que esperan reabrir una vez que el riesgo de contagio disminuya, otros negocios de la zona han cerrado por completo y no reabrirán debido a la afectación económica.

“Nosotros estamos en cero, completamente cerrados. Esperando que baje el riesgo de contagio y que haya un turismo significativo para abrir”, acotó.

“Toda ayuda en este momento cuenta”

Por su parte, Erick Asch, administrador del Hotel Divisamar en Manuel Antonio, explicó que desde que inició la pandemia han tenido que reducir a la mitad la capacidad del hotel y de su personal.

Pese a que agradece la visitación que han tenido por parte del turismo nacional, asegura que no es suficiente.

“Agradecemos al turismo nacional que nos acompañan, pero el área de bastante grande de capacidad por lo que se necesita una afluencia continua de turistas de todo índole para que las costas y la zona en general pueda seguir operando de la manera normal”, explicó Asch.

Sobre la ayuda que anunció el Gobierno que destinaría a pequeñas y medianas empresas turísticas para pagar las planillas de aprobarse un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indicó que le genera varias preocupaciones.

“Bienvenida sea toda ayuda, sin embargo, hay que ver cómo viene. Hemos llevado mucho palo y todavía falta. El Gobierno ha sido un poco lento para dar la reacción. Las dos preocupaciones son: que pocas empresas tienen el certificado del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), entonces ya ahí hay una dificultad”, dijo Erick Asch.

“Además, dicen que es una ayuda para las planillas, pero ¿cuáles planillas si ahorita estamos cerrados, si yo necesito el dinero para pagar servicios básicos como agua, luz, seguro social”, añadió.

Tras el cierre de fronteras el pasado 18 de marzo, el sector turístico ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

El país permitió el ingresó de turistas  provenientes de la Unión Europea (Fráncfort y Madrid), Reino Unido y de Canadá.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA