Nicaragüenses varados en Peñas Blancas recibieron este viernes la prueba covid

Resultados de las pruebas estarán listos en 48 horas. Foto cortesía Hospital Clínica Bíblica.

Las pruebas de covid-19 a los más de 300 nicaragüenses varados en la zona fronteriza, finalmente fueron aplicadas este viernes y los resultados estarán listos en 48 horas.

Publicidad Denuncie en el PANI

Las pruebas fueron facilitadas por organizaciones civiles y empresas privadas que se desplazaron hasta la zona para brindarle ayuda a estas personas.

Los nicaragüenses se encuentran varados en esta zona luego de que el Gobierno de Daniel Ortega les exigiera presentar los resultados negativos de la prueba covid-19 como requisito para ingresar al país.

No obstante, estas personas tienen limitaciones económicas que no les permiten acceder a una de ellas.

Pese a que distintas organizaciones de Derechos Humanos han hecho llamados al gobierno de Ortega, este no ha querido acceder.

Entre los colaboradores de las pruebas se encuentra la Clínica Bíblica, la Fundación Arias para la Paz y el Progreso o la Asociación Centro de Derechos Laborales sin Fronteras.

“El objetivo es apoyar la misión humanitaria en la aplicación de las pruebas que detectan el virus. Así mismo, aliviar algunas dolencias de salud que están sufriendo los migrantes”, indicó José Enrrique Camacho, Jefe Académico y Servicios Exteriores del Hospital Clínica Bíblica.

La directora de la Fundación Arias para la Paz y el Progreso, Lina Barrantes, subrayó que la colaboración obedeció a una solicitud de las autoridades de Costa Rica.

“La crisis humanitaria que hemos estado viviendo en la frontera norte, con la presencia de cientos de hermanos nicaragüenses, que tratan de cruzar hacia su país, ha despertado el sentimiento de solidaridad de todos los costarricenses”, indicó Barrantes.

En la zona también se encuentran autoridades como la directora de Migración y Extranjería, Raquel Vargas  y el Ministro de Seguridad, Michael Soto, para valorar la situación y desarrollar un plan de trabajo en el lugar.

Muchas de estas personas son trabajadores que se habían establecido en Costa Rica, pero ante la caída de oportunidades laborales provocada por la pandemia optaron por regresar a su país.