Las compras en línea se han hecho más habituales en medio de la pandemia y la oferta de productos también se ha expandido.

Hoy en día se pueden adquirir desde artículos de la canasta básica hasta medicamentos, con un simple click.

Pero, preste atención, porque dicha posibilidad en Internet podrían desencadenar las compras compulsivas.

María Fernanda Torres, promotora Social de Coopecaja, explicó que cuando la persona accesa al sistema virtual, lanza más posibilidades de gasto u objetos similares a lo buscado, lo que aumenta el estímulo de compra.

“Comprar en línea puede dar el mismo efecto que provoca el dinero plástico o las tarjetas créditos que en ocasiones nos pueden llevar a compras compulsivas” comentó la experta.

Se recomienda que antes de hacer dichas compras se haga un presupuesto. Seguidamente hacer una lista de lo que realmente se necesita, aprovechar los descuentos o beneficios que el comercio puede otorgar, analizar los diferentes tipos de envío para escoger el menos costoso y, en la medida de lo posible, hacer solo una compra quincenal o mensual.

Considere que incluso las horas y los días en que adquirieran los productos podrían generarle un mayor costo. 

“Como medida temporal para no salir de casa está bien comprar en línea, sin embargo, se debe analizar muy bien qué se está comprando de manera que no afecte el bolsillo sobre todo en un momento en el que es primordial hacer cambios estratégicos en nuestros hábitos de consumo”, agregó Torres.

Por último, si compra por Internet verifique que sean sitios confiables y seguros. Consulte sobre las formas de pago porque existen comercios que utilizan el datáfono para cancelar en el momento de la entrega del producto.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA