La Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas (Conasol) y el Movimiento Solidarista Costarricense (MSC) consideran que la Ley 9859, Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, podría desaparecer a las Asociaciones Solidaristas, aseguró el presidente del Movimiento Solidarista, Raúl Espinoza.

Espinoza considera que “las acciones legislativas de regulación y supervisión han golpeado la naturaleza y la operación de éstas”.

El objetivo de esta legislación es establecer los límites máximos de intereses en las operaciones financieras, comerciales y los microcréditos, para evitar excesos en la misma, con el objetivo de que el deudor no se vea afectado.

Otro propósito es no poner en riesgo el salario mínimo intangible o inembargable de los trabajadores.

De acuerdo con el artículo 172 del Código de Trabajo, las personas físicas o jurídicas supervisadas o no por la Sugef que otorguen préstamos están obligadas a consultar y tomar en cuenta los créditos registrados en el Centro de Información Crediticia (CIC) cuyo fin es evitar caer en incumplimiento con el salario mínimo.

Precisamente sobre este mismo tema, el vicepresidente del Movimiento Solidarista Costarricense (MSC) Rafael Vanegas, manifestó que: “Por su naturaleza, estas organizaciones mejoran la calidad de vida de sus afiliados”.

Vanegas explicó que con esta ley, por cada solicitud de crédito, tienen que solicitarle al interesado una autorización para gestionar ante la Sugef el acceso a los datos crediticios registrados en las diversas entidades financieras”.

Agregó que con esta iniciativa será difícil que las asociaciones solidaristas operen las 24 horas del día, de los siete días de la semana, porque deberán solicitar una autorización a la Sugef.

CONASOL y el Movimiento Solidarista apoyan poner límites a las tasas de interés.

Luego de conocer la versión original del proyecto limitado únicamente a poner límites a las tasas de interés, Conasol y el Movimiento Solidarista respaldan esta iniciativa por ser compatible con al menos tres principios, o fundamentos de la Ley de Asociaciones Solidaristas, según lo estipula la Ley 6970.

1. La necesidad de proteger por medio de una Ley a los ciudadanos que soliciten créditos que no tienen parámetros máximos de cobro de intereses.

2. La tendencia incremental de morosidad y sus consecuencias a nivel financiero pero especialmente a las personas las cuales terminan siendo excluidas.

3. La necesidad urgente de determinar, de forma objetiva, cuando una tasa de interés se convierte en excesiva. Sin embargo, la Ley de Usura aprobada, fue modificada en la fase final previo a su votación y sin haber sido consultados, estas modificaciones afectan la funcionalidad de la Ley 6970, perjudicando a las asociaciones solidaristas.

Existen tres fuertes afectaciones que golpearán a las Asociaciones Solidaristas

Para los representantes de la Junta Directiva de Conasol y el Movimiento Solidaritasta Costarricense hay tres aspectos importantes identificados que afectarán a estas organizaciones:

1. Golpe al marco normativo y los principios que orientan el quehacer de las asociaciones solidaristas como organizaciones sin fin de lucro con un carácter social.

Esto por regular a las personas físicas y jurídicas que otorgan créditos a terceros, a pesar de que los asociados no son terceros ante la asociación y asume que son entidades que llevan a cabo intermediación financiera desnaturalizando la figura de las solidaristas.

2. El acceso a la Central de información Crediticia (CIC) de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) plantea varios temas:

a) La necesidad de incluir mecanismos tecnológicos para que la revisión se haga mediante sistemas interconectados,

b) La Información recibida se encuentre al día y sin desfase.

c) No considera las diferencias entre organizaciones solidaristas según su tamaño, siendo que en este caso son la mayoría.

d) La agilidad y oportunidad de respuesta del modelo solidarista a necesidades puntuales y recurrentes en breves periodos de tiempo.

3. El cumplimiento del rebajo salarial, limita severamente la operación de las asociaciones solidaristas, puesto que los afiliados no podrán mejorar su calidad de vida y salir del círculo de deudas generadas por situaciones de apremio económico y social, por ejemplo, la crisis generada por el Covid-19.

Ante esta situación las organizaciones hicieron un llamado a las Asociaciones Solidaristas para que cumplan con los límites máximos de intereses en sus operaciones crediticias u otros servicios financieros o sociales, y revisen que ninguna exceda dichos límites.

También para que gestionen ante la Sugef el acceso al mientras desarrollan la aplicación automatizada del Centro de Información Crediticia.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA