La alta demanda de servicios de atención prehospitalaria, así como los numerosos traslados ante casos sospechosos y/o confirmados Covid-19, son labores que mantienen al filo de la saturación los servicios de la Cruz Roja Costarricense.

Por esta razón, la entidad pide a los usuarios solicitar los servicios de atención cuando realmente exista una emergencia; es decir, cuando está en riesgo la vida, o de que hay posibilidad de una lesión permanente.

“Más de 253.000 incidentes se han atendido en lo que va de este año por parte de Cruz Roja Costarricense, en donde no todos han sido casos de emergencia. Necesitamos que la población haga uso racional de los recursos”, mencionó Jim Batres, director Nacional de Gestión del Riesgo y Atención a Emergencias.

A la fecha se registran 1.547 traslados de casos sospechosos como parte de la respuesta a la emergencia sanitaria y 12.574 incidentes atendidos en la misma línea.

En la benemérita Cruz Roja hacen un llamado para que los pacientes brinden información real tras la aplicación de los protocolos establecidos de entrevistas previas a la atención, medida tomada ante actual emergencia sanitaria.

“En estos momentos estamos enfrentando una situación, existen tres entrevistas que se hacen a los pacientes que solicitan nuestro servicio, una es realizada por el Sistema 911, otra es efectuada por los despachadores de Cruz Roja y para finalizar se hace una al llegar a atender al paciente (manteniendo antes la distancia correspondiente). Las personas responden de forma negativa en los tres procesos mencionados, pero cuando vamos al centro médico y les aplican las consultas a los pacientes brindan otra versión. Nosotros necesitamos saber la verdad, esto es necesario para garantizar la seguridad de nuestra persona, y con esto mantener la continuidad del servicio”, acotó Batres.

Por otro lado, en cuanto a los servicios de emergencia policial, también se ha generado un incremento en las llamadas de la población, tanto para atender incidentes menores, como para aclarar dudas que suelen ser respondidas en los comunicados gubernamentales.

Esta situación, según la Policía Municipal de Escazú, genera un bloqueo en la red telefónica, lo que reduce las posibilidades de atender situaciones en donde realmente se ponga en riesgo la integridad de una persona.

“Se ha presentado un fenómeno y es la saturación de los servicios de emergencia. Se ha presentado que muchísimas personas llaman a los números de emergencia para reportar eventos que no son tales, lo cual implica el desplazamiento de unidades, de recurso, de personal, dejando al descubierto áreas o atención de emergencias que realmente lo son y poniéndose en riesgo la vida los usuarios”, indicó el director de la Policía Municipal de Escazú, Freddy Guillén.

Ambas entidades hacen un llamado a la población para que se mantenga informada de cuando es que debe acudir a un servicio de emergencia, ya sea de salud o policial.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA