El Sindicato Nacional de Enfermería y Afines (Sinae-Afines), le planteó a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) valorar el uso de mascarillas de tela que puedan ser fabricadas en el país, ante un eventual desabastecimiento de las N95 usadas para la protección contra el Covid-19 del personal sanitario.

Así lo hizo ver el secretario general de esa organización, Lenín Hernández, quien añadió que las mascarillas de tela deberán cumplir todas las especificaciones de filtros y capas para evitar contagios.

Según dijo, el país cuenta con laboratorios especializados
que pueden dar un tratamiento a las telas para aumentarles la
capacidad de filtro.


“Nos preocupa que con el retiro de este lote de mascarillas no se tenga
detallada la fecha en que podrán ser sustituidas en los centros de salud
para que atiendan las demandas diarias del insumo”, comentó Hernández.

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) comunicó que están gestionando la devolución de un lote de 700.000 mascarillas quirúrgicas entregadas a centros de salud pero que llevan la indicación “no medical” en la rotulación de las cajas.

El gerente de logística de la institución Luis Fernando Porras explicó que están en el proceso de captar todas las unidades que ya habían sido distribuidas en centros médicos del país para hacer la devolución que el proveedor está dispuesto a recibir y cambiar por las adecuadas.

Según explicó Porras la Comisión Técnica de Normalización y Compras de implementos y equipo médico quirúrgico de la Caja, gestionó esta compra con carácter de emergencia y el personal evalúo la permeabilidad, funcionalidad, sello, filtración y otros aspectos con los que las mascarillas sí cumplieron los requisitos y por eso fueron distribuidas desde el 30 de junio en todo le país.

La Caja a adquirido 30 millones de unidades de equipos de protección personal en los  últimos 6 meses.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA