El consumo de bebidas alcohólicas en las afueras de las pulperías, licoreras y supermercados es ahora otro frente de batalla de las autoridades de Seguridad Pública.

De acuerdo con el ministro de Seguridad, Michael Soto, como los bares están cerrados las personas se juntan a consumir licor en las afueras de estos locales o en sus casas.

Añadió que han detectado un incremento de estas reuniones donde es claro que la gente no guarda distancia física, no respeta las burbujas sociales y se pone violenta. Citó, por ejemplo, que recientemente un hombre que que estaba bajo los efectos del alcohol mató a su hermano.

También las autoridades continúan recibiendo llamadas de denuncias por fiestas y reuniones familiares con el agravante, según el jerarca de Seguridad, de que cada vez son más violentos con los oficiales de Seguridad.

Soto hizo un llamado vehemente a la población a “parar la fiesta” e incluso solicitó ayuda a los municipios y consejos de distrito para intentar contener las ventas de alcohol.

No obstante, la Unión de Gobiernos Locales informó que esta misma tarde emitirá un comunicado aclarando el asunto, pues esto no es posible desde el punto de vista legal.

Y es que la ley de regulación y comercialización de bebidas alcohólicas, conocida como “Ley seca” no establece la pandemia como uno de los causantes para que las municipalidades puedan suspender las ventas. Solo aplica para los días que se celebren actos cívicos, desfiles u otras actividades cantonales, en la ruta asignada, y podrá delimitar el radio de acción.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA