Aves y mamíferos tomaron por sus anchas los parques nacionales costarricenses durante la pandemia por el coronavirus aprovechando así la ausencia de humanos en sus espacios.

Más de 4.000 avistamientos se han registrado en los últimos 140 días de pandemia, de acuerdo con el Programa Nacional de Monitoreo Ecológico (Proname).

Más de 200 especies de aves, 24 mamíferos y otros grupos de animales se han podido observar en 14 Áreas Silvestres Protegidas (ASP) del país.

Algunas de las aves captadas en los avistamientos en las Áreas de Conservación.

Entre las especies encontradas se encuentran dantas en el Parque Nacional Chirripó y el Parque Nacional Tenorio; jaguares, en distintas zonas, chanchos de monte y lapas verdes en el Parque Nacional Tortuguero, saínos en el Parque Nacional Volcán Arenal, por mencionar algunas.

Así lo dio a conocer Eugenia Arguedas, bióloga del programa del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), al presentar la primera etapa de un proyecto de monitoreo en las áreas silvestre seleccionadas, que se lleva adelante en el contexto de la reducción significativa de visitación a estos centros turísticos por disposiciones sanitarias para evitar el contagio de Covid-19.

“Se ha logrado un registro importante de avistamiento de distintas especies en todo el país durante el cierre de las Áreas Silvestres Protegidas a raíz de la emergencia nacional”, indicó Arguedas tras detallar que en esta contabilización han trabajado más de 30 guardaparques que laboran en alguna de las 14 áreas ASP seleccionadas en esta primera fase.

Reptiles son parte de los animales captados en el estudio.

Gravin Villegas, gerente de Áreas Protegidas del Área de Conservación La Amistad Pacífico (ACLA-P), recordó que el avistamiento de muchas de estas especies son comunes en esas áreas, por ejemplo el caso de dantas en el Parque Nacional Chirripó, un animal que se encuentra en peligro de extinción.

Arguedas explicó que biólogos de las Áreas de Conservación y de la Secretaría Ejecutiva utilizaron una metodología para sistematizar los avistamientos, definiéndose criterios para la selección como: ASP que recibieran visitantes; que contaran con suficiente personal para realizar 2 recorridos semanales por senderos definidos y que tanto los guardaparques, como en el área, tuvieran experiencia para monitorear.

La danta es una especie en peligro extinción. Este animal es común verlo en Corcovado.

Para finales de julio se tiene proyectado el inicio de la II Etapa que conlleva un análisis general de los datos de todas las ASP protegidas seleccionadas, conjuntamente con los guardaparques, con el fin de tener una mayor certeza científica que sustente la importancia de los avistamientos de los últimos meses para la conservación de la biodiversidad y de la vida en el planeta Tierra.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA