En las últimas semanas, Alajuelense ha dejado en libertad a una serie de jugadores que fueron determinantes para lograr cinco copas en manos del entrenador Óscar Ramírez.

El desfile de figuras manudas y el estampado de sus firmas en otros equipos fue la tendencia durante la semana; sin embargo, de esa camada, la que logró el último título alajuelense,  el único que aún sigue dentro de la institución es José Andrés Salvatierra.

Su nombre es sinónimo de controversia, involucrado en un sin número de escándalos deportivos y a nivel personal, incluso a las puertas de marcharse y convertirse en legionario. La opción se esfumó en el 2017 por un comprometedor video que circuló donde se le señalaba estar bajo los efectos del alcohol.

En esa ocasión firmaría con el FC Dallas en condición de préstamo pero luego de muchas versiones, regresó al equipo y no pudo dar el paso.

La afición, en su mayoría, no está de acuerdo con su accionar en la cancha y fuera de ella, mucho menos por las noticias negativas que provoca en los medios de comunicación.

A pesar del pasado que arrastra es una de las figuras que alzó la copa 29 de los manudos.

No obstante, su paso por la Liga también se ha visto teñido por las lesiones, como en marzo del año anterior, cuando se ausentó por diez meses.

Según la dirigencia manuda, los cambios obedecen a un cambio generacional y para liberar presupuesto.

“Se haca sobre una planificación, de acuerdo a lo que el técnico ha pedido y por la coyuntura de la pandemia”, explicó el presidente de Alajuelense, Fernando Ocampo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA