“Es frustrante ver que tuvimos tan a mano hacer las cosas bien y la gente no hizo caso. Ver que la gente hizo fiestas, que la gente de repente se confió, a pesar de que se le siguió diciendo que no se confiara”.

Así resume su desazón el Dr. Roberto Aguilar, director de CENARE donde opera el Centro de Atención de Pacientes con Covid-19 (Ceaco). Esta unidad pasó casi tres meses desocupada pero los contagios de las últimas dos semanas ya la tienen cerca de su capacidad máxima de 88 camas.

Llegar a este punto no es culpa de la apertura en la economía por parte del Gobierno, dice el médico. “Es porque la gente se empezó a portar mal y ahí es donde la cosa falla”, añade.

En una entrevista con Costa Rica Noticias, Aguilar confesó sentir miedo por sus padres debido a la situación del país. Insistió que hoy cuidarse es un acto de amor hacía las personas que más amamos. 

El médico asegura que estamos en un momento, en el cual, dentro del marco del respeto, se debe de desconfiar de todas las personas. 

“Todos los que veamos fuera de su burbuja están infectados, así es como debemos de pensar. Hay que desconfiar de absolutamente todo el mundo, hay que ver a todas las personas como si tuvieran Covid-19; por lo tanto si esa persona tocó algo y después usted lo tocó hay que limpiarse la manos, echarse alcohol, usar la mascarilla, la mascarilla es muy importante nos protege” recalcó el médico.

Afirma que no usar mascarilla es egoísmo hacia las demás personas. “Si fuera que si yo no uso la mascarilla y me plasmo mi destino, pues está bien, al final es mi destino, pero el problema es que estoy afectando el destino a los demás”, añade. 

A días u horas de que el centro especializado que dirige llegue a su capacidad máxima, el Dr Aguilar cree que quizás las autoridades deberían tener una política más estricta en el uso de mascarillas, como una forma de poner freno a este aumento desmedido de contagios. 

“Ya con un sistema colapsado la mortalidad no es la misma, debido a que las personas empiezan a tener dificultades para acceder a lo que necesitan y ahí empiezan a morir personas, y eso no es algo de Costa Rica, es algo de todo el mundo, países más poderosos y con sistemas de salud más robustos no lo han logrado”, externó el galeno.

El Dr. Roberto Aguilar recordó que ni los sistemas de salud más fuertes del mundo han logrado dar respuesta ante el aumento desmedido de contagios. Foto: Archivo.

Este virus no es un virus de mentira, a nosotros nos quiere mucho la Virgen de los Ángeles, pero no tenemos ningún manto protector como que la gente piensa que tenemos y que no nos va a pasar nada“. 

El especialista lamenta que muchas personas hayan tomado el final de la primera oleada como un triunfo absoluto, y se confiaran.

Esto, según dijo, motivó el abandono del confinamiento y las normas de distanciamiento, lo que causó que está segunda ola golpeara más fuerte el sistema hospitalario. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA