Alajuelense y McDonald se quedan sin figurar en partes decisivas del torneo

Liga Deportiva Alajuelense aumentó su segunda racha sin títulos más larga en sus 101 años de fundación.

La noche de este lunes, los manudos llegaron al Saprissa con la convicción de remontar una serie, que estaba a la favor de los morados.

El cierre era en el Ricardo Saprissa, pero más bien los morados aumentaron la ventaja, aun cuando tenían un hombre menos en la cancha.

Ya son 13 torneos seguidos donde los mandos no alzan un título, sumando seis años de estar intentando conquistar la copa número 30.

La última vez que los manudos se proclamaron campeones fue  el 22 de diciembre del 2013, bajo el mando de Óscar Ramírez en el banquillo manudo.

Esta no es la primera vez que los manudos deben vivir una racha similar, su primer título lo obtuvieron en 1928 y luego de once años volvieron a coronarse campeones.

Desde entonces muchos dirigentes y entrenadores han prometido devolver la alegría a la casa manuda; sin embargo. el equipo se ha visto en vuelto en la polémica y demás en sus intentos fallidos de ganar el cetro.

En esta parte de la historia manuda, se debe mencionar al artillero Jonathan Mc Donald, su experiencia en fases finales es amplia; sin embargo el liguismo le reclama el no figurar ampliamente en estas series.

Es uno de los goleadores del equipo; no obstante, eso contrasta con su historial. Defendiendo la camisa manuda ha disputado nueve finales, únicamente logrando dos títulos.  Incluso, su cuota goleadora se ha quedado escasa en estas series: únicamente ha anotado en dos ocasiones.

Las finales para el delantero representan tragos amargos, la más trágica la final del Verano del 2014, en 12 minutos de juego sufrió una expulsión dejando a s equipo con diez hombres.

Y en el 2015, nadie podrá olvidar cuando lanzó un taco al jugador Andrés Imperiale, a pesar de ser  uno de los goleadores históricos en clásicos nacionales junto a Rolando Fonseca.

En esta serie, donde precisamente los duelos ante los morados son su especialidad, una vez más no pudo brillar de la mejor manera.