Alajuelense irá por una misión que para casi todos los equipos de Costa Rica ha resultado imposible en un juego de vuelta de una final: remontar un 2×0 en contra tras el primer compromiso. Esta estadística es valedera tanto para juegos de finales de segunda fase como duelos finales a nivel nacional en el torneo de Primera División.

Aunque parece lapidario, según la historia, el duelo de vuelta hay que jugarlo, pero los datos son contundentes y claros en que solo dos equipos se levantaron de una desventaja de dos goles en la ida, ya fuera remontando o llevando la serie a un tercer partido o penales.

Viniendo propiamente de una desventaja de dos goles en una ida en una final, fue el mismo Saprissa en el Invierno 2008 cuando cayó en Alajuela 0-2, pero en la vuelta en Tibás se dejó el título tras ganar 3-0, sellando con broche de oro su pentacampeonato y consolidando a los morados como el equipo más ganador de esa década. 

El otro caso fue el del Herediano, los florenses en el Verano 2013 cayeron en el Fello Meza ante Cartaginés 1-3 y en la vuelta ganaron con el mismo marcador para llevar el juego hasta los penales, en donde fueron más efectivos y consiguieron su corona 23 en ese momento.

Hablando de finales de segundas fases, no hubo nunca ese tipo de momentos épicos, siendo que en 1991 Saprissa venció a Puntarenas 2-0 en la ida y ganó la serie; en 1996-97 los morados vencieron a los manudos 3-1 en la ida y también se dejaron la final de la segunda fase, y esta vez será una tercera oportunidad de revertir la historia.

La única remontada en finales de segundas fases fue en el Clausura 1998 perteneciente a la campaña 1997-98, aunque aquella vez fue solo un gol de distancia con la victoria eriza en Tibás 1-0 y luego el triunfo del Saprissa en el Morera Soto 2×0 con el famoso triunfo de los saprisistas con nueve hombres en la cancha.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA