Saprissa le puso mano y media encima al trofeo de campeón del atropellado Clausura 2020, al vencer 2-0 a Alajuelense en el partido de ida de la final de la segunda fase. 

Los morados le dieron una sorpresa táctica a su archirrival y, en vez del tradicional juego de toque que prodiga ejecutar su técnico Wálter Centeno, se dedicaron a contragolpear con velocidad por las bandas, haciendo uso del extraordinario momento que pasa Christian Bolaños y del constante Johan Venegas. 

La maniobra dejó a Alajuelense sumamente confundida desde el principio del encuentro  y a los 26 minutos ya perdió por dos goles, alcanzados por Ariel Rodríguez (11') y Esteban Rodríguez (26'). Pero en esa etapa inicial pudieron ser más, quizás dos o tres más. 

Para el complemento, los rojinegros quisieron reaccionar, pero con más ánimos que cabeza y, en cambio, los morados tuvieron varias opciones para liquidar la serie y el certamen, producto de los espacios que comenzaron a quedar. No obstante, el Monstruo quiso dejar algo de tensión para el encuentro de vuelta del lunes, a las 8:30 p. m. en la Cueva. 

Jonathan McDonald, a falta de seis minutos para terminar el juego, tuvo una inmejorable opción para viajar a Tibás con algo más de posibilidades, pero inexplicablemente falló al borde del área pequeña, tirando la pelota por fuera. 

Ahora Alajuelense necesita ganar 2-0 en el Ricardo Saprissa para enviar el duelo a tiempo extra. 3-1 en adelante le da la victoria en la serie y lo haría acreedor del boleto a la gran final, en la cual los morados ya tienen un cupo asegurado. 

En tanto, si los tibaseños ganan, empatan o pierden por solo un gol se coronarán automáticamente campeones nacionales. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA