Exárbitro Wálter Quesada: ‘Cuando se arbitra una final, no recomiendo ir ni al supermercado”

Walter Quesada dirigió 20 clásicos y 429 juegos en toda su carrera
PublicidadDenuncie en el PANI

Aunque terminan siendo dos partidos de 90 minutos como cualquier otro, lo cierto es que una final es diferente. Porque se juega un título, porque los ojos del país están encima de los protagonistas y porque cualquier error o virtud se magnifica y se recuerda por muchos años.

No solo los jugadores tienen su cuota de responsabilidad en duelos de este calibre, sino que un gran peso está en quienes imparten justicia: los árbitros. Pero, ¿cómo se preparan los réferis para choques de alto voltaje como estos?

Wálter Quesada quien como réferi activo pitó 16 juegos de finales del torneo tico, es consciente que lo que más se necesita en partidos de estos es carácter y personalidad: “Si a usted ya lo tienen nombrado, yo recomiendo ni siquiera ir al supermercado, porque te vas a topar con gente que te va a decir cosas hasta de cómo arbitrar y es el peor error. Si cambiás la manera de arbitrar ya vas perdiendo, tu estilo no debe cambiar”, dijo.

Quesada, además, señala que, aunque se puede trabajar en otros aspectos como el vídeo o los físicos, al final esto termina siendo secundario. 

“El vídeo sí se puede hacer, pero en esto todos nos conocemos, los equipos se conocen, conocemos los jugadores. Lo más valioso acá es el trabajo mental que se haga, estar metido en el partido y estar correcto con las decisiones. Ahora, que no haya público no es lo mismo, a todos nos gusta dirigir con estadio lleno”, menciona el exsilbatero.

Para cerrar, el silbatero reiteró que lo claramente trabajable es lo mental, para tener la suficiente personalidad de llevar una serie o un juego en donde depende el trabajo de dos instituciones.

El duelo del miércoles entre Alajuelense y Saprissa por la ida de la segunda fase llevará la batuta del réferi Allen Quirós.