• Desde el 2013 los florenses han apagado la fiesta manuda en múltiples ocasiones.
  • Herediano ha representado un gran obstáculo para los manudos en la búsqueda del título 30.

En Alajuelense desean quitar de su vocabulario la palabra revancha, pero una vez más enfrentan a Herediano, equipo que ha complicado las aspiraciones manudas en los últimos seis años.

Y es que, incluso, en muchas ocasiones hasta la polémica ha estado presente previo a los duelos, denotado aún más desde la llegada de Agustín Lleida en la gerencia manuda. Esto se hace evidente en la relación entre Lleida y Jafet Soto, que es tensa  y poco amigable.

Los manudos, en la búsqueda nuevamente de su título número 30, tienen al frente al Team. El sinsabor de aquel diciembre del 2019 aún está fresco, pues en dos finales los florenses silenciaron el Morera Soto y acabaron con las aspiraciones.

Eso hizo recordar el momento vivido en la final del Torneo de Verano 2015, cuando Herediano empezó a escribir una racha sobre el equipo rojinegro. Lo mismo ocurrió en la final de Verano 2016 y el episodio se repitió en la segunda fase del Apertura 2018, en la final de la segunda fase del 2019 y en la final nacional de ese mismo año.

Ahora se encuentran de nuevo en el camino y es difícil imaginar que no exista una sed de revancha ante el equipo que les ha arrebatado de las manos, en tantas ocasiones ,el éxtasis de levantar la copa número 30.

“Tenemos que seguir por nuestra línea y esencia, los respetamos. Tenemos que ir allá y tener la misma actitud, todo el mundo tiene que correr y hacer esfuerzo, es el partido que define la llave. Ellos van a salir con todo para revertir la situación”, señaló el estratega manudo.

Será la tarea de esta nueva generación de jugadores vencer la muralla que ha representado Herediano, mientras que Andrés Carevic debe ingeniar la idea que permita dar esta vez jaque mate a un rival que ha podido decifrar por años el ajedrez manudo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA