En el año 2014 los expertos comenzaron a darle seguimiento a las grietas de apenas centímetros que se formaron en la ladera oeste del Volcán Irazú.

6 años después, en el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica de la UNA (OVSICORI) detectó que se desplaza entre 1 y 2 metros por año.

Sin embargo, las fuertes lluvias de los últimos días aceleraron el movimiento.

 “Últimamente lo que vimos es que hay una aceleración, probablemente esto es vinculado con la lluvia, hay más agua que entra en el sistema, más rápido va el deslizamiento” Cyrill Müller, Vulcanólogo de OVSICORI

De acuerdo con el experto este tipo de eventos son normales en los volcanes, se produce porque el material de erupciones pasadas no se compacta bien y suele desplazarse conforme pasan los años.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) tiene un constante y riguroso seguimiento a este movimiento, sin embargo, aclararon que el área de inestabilidad esta fuera de la zona visitada por los turistas en el Parque Nacional.

“Aproximadamente son 40 millones de metros cúbicos de material que podrían eventualmente desprenderse y caer en la cuenca del Río Sucio, es un área despoblada, no hay viviendas que puedan ser afectadas” Lidier Esquivel, jefe de Investigación y Análisis del Riesgo de CNE

En los últimos días las lluvias son fuertes en el Volcán lo cual generó mayor filtración de agua dentro del terreno. Los Guardaparques recuerdan como en el año 2013 la grieta era muy pequeña.

“Esto es un proceso lento, el movimiento de toda la masa es muy lento, en el 2013 la grieta tenía aproximadamente unos 30 o 40 centímetros de ancho, ahora es de metros, igual que la profundidad” Jorge Arroyo, Guardaparque administrador del Parque Nacional.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA