Desde el 2016 el equipo líder de la tabla no logra alzar el título de campeón.

Las semifinales del torneo arrancan el próximo fin de semana, pero  las expectativas en esta ocasión se mantienen en reserva. Esto porque el liderato de la tabla pocas veces ha servido de enganche para asegurar el título nacional.

Ser líder significa asegurarse la gran final del campeonato y ganar la siguiente fase le da el título de forma automática. Eso es único que el primer lugar ha garantizado.

El antecedente más reciente se ha dado en los últimos cinco torneos cortos: equipos que gozaban del liderato a lo último no pudieron alzar la copa de campeón.

Saprissa y Herediano probaron ese sabor amargo en dos ocasiones, en el 2017 y en el 2018. Incluso, el último líder campeón fue el Deportivo Saprissa en el 2016, bajo la dirección de Carlos Watson. Desde ahí ha sido una tarea difícil para los equipos que finalizan de primero poder coronarse campeones.

Únicamente en el torneo anterior, Alajuelense asumió el liderato por 19  fechas el liderato. Desde la jornada tres subió a la cima y de ahí nadie los pudo bajar.

Desde el 2015, en la modalidad de torneos cortos, se ha dado la circunstancia de que el liderato esté bastante compartido entre cuatro o más equipos.

En el Verano del 2015, tres fueron los equipos que disputaron el liderato Carmelita, Alajuelense y Saprissa,  proclamándose los morados campeones bajo el mando de Ronald González.

En el Invierno de ese mismo año fue el turno de Santos, Herediano y Alajuelense, coronándose los rojiamarillos, de manera automática bajo el mando de Hernán Medford: llegó como líder y ganó la cuadrangular.

En el Verano del 2016, cuatro equipos estuvieron en diferentes momentos del torneo  como líderes: Pérez Zeledón, Alajuelense, Saprissa y Herediano.

El  título se lo adjudicó el Deportivo Saprissa, los morados que no requirieron de final nacional y de manera automática se lo dejaron.

Saprissa y Herediano son los dos equipos que más han disputado la primera casilla y el torneo que más lideres albergó fue el Clausura 2019. En total seis equipos ocuparon esa posición: la UCR, Limón, Alajuelense, Grecia, Saprissa y Pérez Zeledón.

Con estos número queda claro que los jugadores y entrenadores tienen razón al señalar que las semifinales es un torneo completamente diferente, ya que juega con otras estadísticas y números.

Las declaraciones de los entrenadores a lo largo del torneo se han basado en descartar la presión que puede generar pelear por un primer lugar. Ha quedado demostrado que no siempre el primero es el ganador y quien llega de último muchas veces termina de primero.

Los cuatro técnicos semifinalistas hablan de la importancia de llegar fuertes a esta ronda y quitan relevancia al liderato, Andrés Carevic y José Giacone lo dejaron claro en la mayoría de conferencias de prensa, su prioridad era clasificar y estar en las mejores condiciones de cara a la siguiente llave.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA