El presidente del Consejo Nacional de Rectores (Conare), Luis Paulino Méndez, reconoció que los salarios de esas casas de estudio son "insostenibles" y aseguró que ya están tomando medidas para modificar los rubros que disparan ese gasto.

  La reacción se da luego de que la comisión legislativa que analizó el funcionamiento de las universidades públicas señaló que los altos salarios de las universidades ponen en riesgo el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

 Méndez, reconoció que estudios actuariales demuestran el riesgo de mantener esa estructura, y señaló que “todas las universidades están tomando muy en serio esta situación y han estado haciendo los ajustes necesarios, unas más rápido que otras, pero todo el sistema ya está trabajando en establecer una estructura salarial estable que garantice la sostenibilidad presupuestaria de las universidades”.

Según Méndez, básicamente esa estructura lo que haría es redefinir los elementos del salario que crecen en forma automática. Por ejemplo, la anualidad, reconocimientos al mérito, grado académico, carrera profesional y otros componentes que provocan alzas salariales, incluso, por encima de la inflación.  

A la consulta: ¿Coincide el Conare con los diputados en que los salarios de las universidades son “insostenibles”? Méndez indicó: “son insostenibles si no hacemos nada, pero hace 4 años venimos trabajando en modificar la estructura salarial”.

Otra de las advertencias que hicieron los legisladores fue la existencia de grandes diferencias en entre las sedes regionales y las centrales.

A esto Conare respondió que el tema de regionalización ha sido prioritario desde hace muchos años y muestra de ello es que ha destinado por más de una década, sustanciales recursos adicionales a los invertidos por cada universidad de manera específica.

Por medio del Fondo del Sistema (FEES), desde el 2018 se han destinado por año más de 1000 millones de colones para que sean invertidos en las regiones.

Por otro lado, Conare señaló que este es un momento adecuado para reconocer que la evidencia científica debe ser uno de los pilares fundamentales para la toma de decisiones y la formulación de políticas públicas para el desarrollo sostenible de nuestro país.

Con los hallazgos de los diferentes grupos de investigación de las universidades públicas  pero también de todos los aportes de las universidades públicas en la lucha contra el Covid-19, demostramos que poner en entredicho la inversión en la educación superior y en la investigación nos aleja del camino del desarrollo que anhelamos, señaló el Conare.

Añadió que no se debe limitar la inversión en ciencia, tecnología e innovación, ni mucho menos de la educación superior pública que permite contar con el capital humano para enfrentar las crisis sanitarias, económicas y ambientales.

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA