"No puedo estar de acuerdo con el uso de los recursos de Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) para otros propósitos que no sea el acceso universal y solidario a los servicios de telecomunicaciones, para que lleguen a las personas más vulnerables del país".

Así de claro fue el  ministro de Ciencia,Tecnología y Telecomunicaciones, Luis Adrián Salazar, en su carta de renuncia presentada este jueves al Presidente Carlos Alvarado.

Unas líneas antes, Salazar indica "En este instante existen diferencias ideológicas que me llevan a hacerme a un lado con el objetivo de no interfir en los proyectos y propósitos del Gobierno de la República".

Y es que el Gobierno anunció a finales de abril un plan de utilizar ¢140.000 millones de Fonatel   para reducir el creciente déficit fiscal.

Fonatel es un fondo creado con la Ley General de Telecomunicaciones cuyo objetivo es llevar acceso a Internet y servicios de telecomunicaciones a poblaciones sin capacidad de pago. 

A diciembre del 2019 dicho fondo acumulaba ¢204.000 millones, de acuerdo con información divulgada por el periodico La Nación, con base en los estados financieros del Fondo.

Este fondo se nutre con recuersos que pagan las telefónicas por uso de espectro radioeléctrico, canónes de regulación y una contribución especial.

"Ha quedado demostrado que las telecomunicaciones son escenciales para el desarrollor del país, especialmente en el marco de la coyuntura que estamos atravesando en este momento; lo cual he manifestado con vehemencia que se ejecuten de manera eficiente y que la información esté totamente abierta a los habitantes", señala la carta del jerarca.

La lentitud con que Fonatel ejecuta estos recursos ha sido objeto de críticas, especialmente en los últimos meses, cuando el gobierno acorralado por la crisis fiscal echó mano de este fondo.

Salazar además fue critico de que no se le de a las telecomunicaciones el mismo impulso que el desarrollo de otras áresa.

"La infraestructura debe ir más allá de carreteras, debe fijarse además en la construcción de capacidades digitales en telecomunicaciones e innovación", indica en su misiva de dimisión.

También manifestó que la radio nacional requiere apoyo inmediato, al ser un medio que garantiza derechos como la libertad de expresión e información.

Anoche se intentó tener el criterio de Salazar, pero no respondió. Su renuncia se hará efectiva el sábado. El cargo lo asumirá la actual viceminstra, Paola Vega. 

Este jueves también anunciaron su salida, el ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves y la ministra de Comunicación, Nancy Marín.

El presidente Alvarado comunicó que los cambios, los cuales serán efectivos a partir del primero de junio, tienen como objetivo “generar un refrescamiento de liderazgos a la mitad del Gobierno”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA