La transmisión comunitaria del Covid-19 en Nicaragua es el riesgo más importante para Costa Rica en este momento. Así lo dijo el ministro de Salud, Daniel Salas, en la conferencia de prensa de este 27 de mayo, en el reporte de la situación de casos en territorio costarricense.

La Organización Mundial de Salud (OMS), dijo que el vecino país del norte se encuentra en este momento en fase 4 del virus, es decir, mantiene un contagio sostenido del SARS-CoV2.

Hasta este 26 de mayo el gobierno nicaraguense había reconocido 759 casos y 35 fallecimientos por la enfermedad. Pero, según el Observatorio Ciudadano de Covid-19 en ese país, hasta el 23 de mayo tenían registrados 2.687 casos y 600 muertes de "neumonía y sospechosas por Covid-19".

El riesgo para nuestro país, según Salas, es que se genere una transmisión rapida o comunitaria, algo que por el momento no se ha dado.

"Lo que yo estoy diciendo hoy es que la circulación que tenemos en este momento, evidenciada en el país hermano de Nicaragua, pone un riesgo adicional, una carga adicional en el riesgo de que tengamos eventualmente también, una transmisión incrementada en nuestro país", comentó el jerarca.

Agregó que los ministros de Salud del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) han sostenido reuniones virtuales para tratar la situación en Nicaragua, e incluso, él mismo ha conversado con la titular de Salud en ese país.

Daniel Salas aclaró que la complicación de que se instale una transmisión comunitaria del virus es no poder tener una trazabilidad de los casos y perder la capacidad de incidir en el contagio, como Costa Rica ha podido hacer tras casi tres meses de convivir con el nuevo coronavirus.

¨Eso no se puede revertir de forma fácil. Ya cuando hay transmisión sostenida se pierde la trazabilidad, se pierde la capacidad de tomar acción directa sobre el virus y pasarán varias semanas para que exista una disminución, que va cayendo por el propio peso de las cadenas de transmisión y el agotamiento de las personas susceptibles", explicó.

El ministro fue enfático en aclarar que el acatamiento de las medidas por parte de los costarricenses sigue siendo lo más relevante para evitar un aumento rápido de casos y el contagio comunitario.

Vigilancia en fronteras.

Hasta este 27 de mayo se habían rechazado en las fronteras de nuestro país, a 13.111 personas que intentaron ingresar a territorio costarricense, con un promedio de 200 personas por día, según el ministro de Seguridad, Michael Soto.

La mayoría de esos ingresos se intentan dar en la frontera con Nicaragua, la Zona Norte, aunque el jerarca no detalló la cantidad.

En comparación con meses anteriores a la pandemia, los rechazos en estos tres meses se duplicaron y triplicaron.

Soto aprovechó para indicar que es falso la información que ha circulado sobre las caravanas de extranjeros principalmente del vecino del norte, que intentan ingresar a Costa Rica buscando asistencia. 

Agregó, finalmente. que se está analizando el relevo de personal policial en las fronteras para matener la vigilancia y resguardo de las fronteras. Solo la frontera con Nicaragua tiene una extensión de 309 km.

28 casos más.

Este 27 de mayo se reportaron 28 casos más. De estos, 18 fueron identificados previamente como posibles contactos de otros que tenían el virus, por ende, ya tenían una orden sanitaria de aislamiento.

La mayoría de estos nuevos contagios están distribuidos en cuatro clusters, es decir, grupos de personas relacionadas entre sí.

21 son nacionales y siete extranjeros.

Tras 81 días de la pandemia, Costa Rica acumula 984 casos. 639 personas están recuperadas, 12 están hospitalizadas y dos permanecen en cuidados intensivos.

El ministro de Salud indicó que aún se mantiene la apertura de actividades programada para el 1º de junio, pero se está valorando hacerlo por regiones. Indicó que en estos días se informará más en detalle.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA