El cuadro de La U Universitarios se ve inmerso en un complejo panorama. El equipo celeste, que regresó a la Primera División en 2013 y se ha mantenido por lapso de siete años de forma ininterrumpida en el máximo circuito, ve sus opciones de continuidad con angustia. 

A falta de 15 puntos por disputar y con nueve de distancia con respecto a limonenses y griegos, la complejidad del calendario también es un factor a tomar en cuenta, ya que se vislumbran Herediano y Jicaral como rivales inmediatos.

“El partido frente al Herediano será clave, creo que después del juego y el empate que sacamos en Limón podríamos tener un ambiente emocional interesante; sin embargo, claro que es complicado, el juego en Jicaral también será clave”, mencionó el técnico.

Algo que sin duda ha afectado al plantel del Alma Mater, según su técnico Marvin Solano, ha sido la falta de una localía fija. El equipo ha rodado por varios estadios y no ha podido crear un ambiente con afición ni pertenencia: “Claro que nos ha afectado, recuerdo cuando el equipo se llamaba Universidad y conmigo lo hicimos campeón en segunda división e hicimos del Estadio Ecológico nuestra casa, esta vez no hemos tenido ese sentido de pertenencia”, recalcó Solano.

Los universitarios se medirán al Herediano el miércoles  semana y el fin de semana a Jicaral. Dependiendo de los resultados, el Alma Mater podrían sellar su descenso ante los de la península.

De caer a la Liga de Ascenso sería la tercera vez que el equipo desciende en su historia luego de caer en 1955, 1978 y 2011.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA