¿Un ferry comercial entre Costa Rica y El Salvador?, crisis fronteriza desempolva la iniciativa

Costa Rica y El Salvador avanzan en las negociaciones para implementar un ferry comercial entre ambas naciones. Foto: Google Maps

En medio de la pandemia por Covid-19, centenares de contenedores están varados en las fronteras de Peñas Blancas y Paso Canoas, limites de Costa Rica con Nicaragua y con Panamá, respectivamente.

La crisis fronteriza ha hecho necesario que los países del istmo deban buscar una alternativa para el transporte de mercancías, y de aquí renació el interés de un ferry entre Costa Rica y El Salvador. 

TRAILERS
Centenares de transportistas se encuentran en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua para poder ingresar el territorio nacional. Foto: Costa Rica Noticias
La urgencia de una alternativa viable se originó luego que las autoridades de nuestro país endureció las medidas sanitarias para  la entrada de camiones de carga con el fin de contener la propagación del coronavirus, luego de que 50 transportistas dieron positivo. 

Además, en Costa Rica ya se han registrado como casos positivos a 38 contagios que se vinculan con transportistas o contactos primarios de estas personas. 

Las medidas de Costa Rica en los puestos fronterizos generó descontento entre los trasnportistas centroamericanos y el gobierno de Daniel Ortega, que optaron por bloquear ambas fronteras.

Según las autoridades nacionales el posible ferrry   está en análisis con los homólogos de El Salvador, y aquí se estudian los puertos de Caldera o de Golfito. 

"El sistema del ferry a El Salvador o el Transporte Marítimo a Corta Distancia se ha venido trabajando intensamente estos días. Se ha podido lograr gracias a liderazgo de la Casa Presidencial y el INCOP, y se ha estado viendo cuales son los sitios más adecuados de trabajar un sistema que pueda adaptarse rápidamente, sin necesidad de hacer trabajos especiales o que sean mínimos, se ha considerado tanto el Puerto de Caldera y el Puerto de Golfito" detalló Olmán Elizondo, viceministro de Transporte Marítimo y Aéreo. 

Por su parte, la ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez, señala que la situación actual de las fronteras obliga a buscar otras opciones, no obstante, fue clara al mencionar que el ferry en el pacífico es una elección para la cual aún faltan elementos, los cuales ya se han venido tramitando.

Jiménez menciona que hay temas importantes que las mismas empresas privadas operadoras de los buques del ferry tienen que solventar, entre ellas hacer sus consideraciones económicas pues la vía ferry no es tan sencilla. 

A pesar de que aún no hay fecha ni puerto confirmado, ya grupos empresariales se han visto interesados en formar parte de esta iniciativa. 

Mónica Segnini, es gerente del Grupo Desa Carga, una de las empresas interesadas en ofrecer el servicio, esta compañía está dispuesta a importar el ferry, realizar las obras para condicionar el puerto y generar el comercio.

"Nosotros como grupo logístico hemos hecho una propuesta a los gobiernos de Costa Rica y El Salvador para poder implementar el servicio de ferry de transporte marítimo de corta distancia en Centroamérica. Eso lo hicimos hace 2 años y hemos venido trabajando con las autoridades involucradas para poder hacer factible esta operación en nuestros puertos del Pacífico, el asunto es que nos hemos encontrado con algunos obstáculos que tienen que ver con la infraestructura del muelle y las mareas persistentes en el Pacífico" explicó la CEO de esta grupo empresarial. 

Segnini agrega que bajo una alianza pública y privada se podría tener seguridad jurídica para la administración del puerto y funcionaría más allá de una crisis, sino como un servicio permanente. 

¿Qué dicen los exportadores?

 Para la Cámara de Exportadores de Costa Rica la propuesta de un ferry no es la alternativa más viable. Ellos indican que las mismas filas de contenedores que hoy se hacen en las fronteras, se harían en el puerto. 

"Si bien la idea del ferry es una buena opción, esta no es inmediata, por lo tanto no estaríamos solucionando el problema, por otra parte no es una alternativa viable debido a que nos presentamos al mismo dilema que tenemos con las fronteras de Peñas Blancas y Paso Canoas. Tendríamos filas enormes en el Puerto de la Unión y a lo mejor muchos furgones esperando a ser descargados, mientras se les aplica a los choferes la prueba del Covid-19". explicó Laura Bonilla, presidenta de Cadexco. 

Autoridades nacionales insisten que este es un tema que lleva varios años en la mesa de negociación entre Costa Rica y El Salvador, y que a la fecha lideran las conversaciones Casa Presidencial, en conjunto con el MOPT, INCOP y Hacienda. 

De manera paralela, también avanzan las negociaciones entre el Gobierno y el sector privado para diseñar una solución complementaria a las decisiones que tomó Costa Rica en torno al ingreso de transportistas por las fronteras nacionales.