Los estudiantes podrán volver a las aulas después de las vacaciones de medio perido, es decir, el 13 de julio. Sin embargo, para que ese retorno se concrete deberán cumplirse una serie de condiciones las cuales variarán para cada regional y centro educativo.

Una de las principales es que no existan o haya pocos casos de coronavirus en la comunidad donde está ubicada la escuela. Además, el centro educativo deberá contar con disponibilidad de agua y de productos de limpieza.

Así lo hizo ver el Ministerio de Educación Pública, al tiempo que informó de que el regreso a clases presenciales será gradual, paulatino y contralado. 

El 27 de abril, un grupo expertos, conformado para preparar el retorno a la presencialidad, había ofrecido sus primeros informes, según los cuales ese regreso deberá ser gradual, es decir, no todos los estudiantes al mismo tiempo, ni todos los niveles. Paulatino, o sea, en horarios y días escalonados y controlado, dependiendo de factores como cantidad de casos activos en la comunidad.

Adicionalmente, ese regreso a las aulas dependerá si se han cumplido las fases anteriores de habilitaciones señaladas por el Ministro de Salud, y  especialmente, si no  aumentan los casos de la enfermedad.

“Regresaremos, en el momento en que las condiciones de salud lo permitan y acorde con los escenarios identificados por el equipo experto en las 27 regiones educativas del país, y los territorios indígenas”comentó Giselle Cruz, Ministra de Educación.

El cierre de los centros educativos se anunció el pasado 17 de marzo, como consecuencia de la pandemia por el Covid-19.  

De darse un regreso a las aulas, no se dejará la educación a distancia y el uso de las herramientas tecnológicas con la que el MEP ha intentando implementar y trabajar.

El grupo de expertos del MEP, también evaluará el impacto que ha tenido esa estrategia.

Estas personas tomarán en cuenta varios aspectos para el regreso a las aulas entre esos están los siguientes:

  1. Cantidad de casos activos en la comunidad donde se encuentra el centro educativo.
  2. Condiciones de la infraestructura y transporte donde se respete el distanciamiento social. Menos estudiantes por aula y en el transporte.
  3. Diferentes tipos de horarios, días y jornadas.
  4. Coexistencia de la educación a distancia y la presencialidad, con la vigencia de las Guías de Trabajo Autónomo con que se ha venido trabajando.
  5. Abastecimiento de agua e insumos de limpieza en los centros educativos.
  6. Limpieza permanente de escuelas para resguardar la salud de los estudiantes y los docentes.

La propuesta del retorno a calses será sometida, además, a dos comisiones consultivas: la primera constituida por representantes del Consejo Superior de Educación, el Estado de la Educación, el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), el Consejo de Educación Superior Privado (CONESUP),  la Asociación Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica (UNIRE)  y representantes de organismos internacionales. La segunda, constituida por la Junta Paritaria de Relaciones Laborales y  representantes sindicales.

El sistema educativo cuenta con 1,1 millones de estudiantes en 4471 centros educativos y una planilla de 80 000 funcionarios.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA