La llegada del invierno produce más preocupaciones en el plano organizativo del gobierno de cara a reducir los casos de contagio del COVID-19, las lluvias y los focos de infección podrían acelerarse si no se toman suficientes cuidados, así lo aseguró Alexánder Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE)

Para el jerarca de la entidad, es tener listos suficientes comités, bodegas y albergues municipales de cara a la eventual atención por inundaciones: “Nuestro reto es tener alrededor de 90 comités municipales, lo mismo que 57 bodegas equipadas, además de redes de albergues que cuenten con buena capacidad” aseveró Solís.

Al mismo tiempo, sugirió que la Comisión está en el trámite de adquirir un número importante de camillas para cubrir distintas necesidades en la época de invierno si así fuera el caso, se plantea que las personas que viven en zonas de riesgo, como márgenes de los ríos o zonas montañosas redoblen esfuerzos por la seguridad de sus viviendas, “Estamos trabajando de la mano con el Ministerio para establecer un nuevo protocolo para que el albergue sea solo una última opción” finalizó.

Se prevé por parte de la Comisión y el Instituto Meteorológico Nacional que la temporada de ciclones arranque oficialmente el 1 de junio, por tanto, podría haber intensas lluvias a partir de ese momento.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA